Crónica política

Crónica política

Comparte con tus amigos










Submit

Con el verbo transitivo SIMBOLIZAR, se pregunta: ¿Qué simbolizan los partidos políticos? Si el simbolismo es un sistema de símbolos que expresan una creencia, un partido político resulta simbólico de un sistema de gobierno. Un sistema de escritura es la numeración con la enunciación de los números. Un sistema de gobierno, con uno, dos o tres partidos adheridos, se vincula a la suma mayor de militantes y votantes, con la resta que provoca la división de intereses políticos sociales, con una multiplicación de problemas, en lo problemático de situaciones que se viven muy críticas con el enconamiento verbal más agresivo entre políticos y partidos.

La “guerra verbal” entre políticos de partidos contrarios es remota en una patria mexicana de las sucesiones presidenciales, de los cambios imprevistos de un sistema democrático por uno dictatorial, de nombres históricos sucesivos en poder como letra de cambio, ya no diremos de un documento mercantil, sí alusivo a letra musical que interpretó Chayito Valdés: “Yo no soy letra de cambio, ni moneda que se entrega como cheque al portador….”. Esto alusivo a la imposición de un aspirante a un cargo, que le llaman “dedazo”, porque no toma en cuenta las formas democráticas.

“La democracia es el camino para crear nuevos valores”, subrayó el tabasqueño Carlos Madrazo con trágico destino al caer el avión en que viajaba hacia Monterrey. Su recuerdo cuando el CEN del PRI, del que Madrazo fue presidente, celebró una elección interna para elegir a un nuevo dirigente: un PRI, dividido como todos los partidos, al que el gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo Flores, llamó a “reconstruir”, y opinó que el triunfador “tiene la obligación, política y moral, de sumar todas las fuerzas políticas del priismo”. Y consideró que lo que hoy puede ser débil, mañana puede ser fuerte. Es la suma con la multiplicación de votos, sin la resta y la división, hace que triunfe la fuerza democrática.

En libro “Sucesión y sociedad”, descriptivo del ideario político de Carlos Madrazo, con recopilación e introducción de Beatriz Pagés Rebollar, en una biografía de Madrazo que lo designa como “un símbolo de lucha y compromiso”. Con expresión del tabasqueño que forjó un ideal: “Solo merece el calificativo honroso de hombre, aquel que acepta la responsabilidad de sostener y hasta de morir por la verdad que lleva adentro”. Madrazo ocupó la presidencia del CEN del PRI, en 1964, y renunció en 1965, por “la cerrazón de un sistema político al que intentaba democratizar”. Con otro concepto de Madrazo: “La democracia sin el manejo de las ideas no puede subsistir. En filosofía subsiste “El mundo de las ideas”, de Platón: en política subsiste el poder dividido entre partidos políticos, y de milagro, por la extrema pobreza, subsisten millones de familias mexicanas, en un sistema político, económico y social que subsiste con la suma, resta, división y multiplicación de problemas de todo lo que inquieta y preocupa.

Comparte con tus amigos










Submit