Crónica: ¿Por quién doblan las campanas?

Crónica: ¿Por quién doblan las campanas?

Comparte con tus amigos










Submit

El tañido triste, lúgubre o fúnebre de la campana en iglesia en el puerto, colonia, barrio o pueblo del municipio de Acapulco, o de otra región o entidad, donde se pregunta: “¿Por quién doblan las campanas?”, una novela del escritor norteamericano Ernest Hemingway.Sobre la guerra civil española. La guerra afecta y daña al ser humano. En libro “Los revolucionarios del siglo XX”, con dos figuras de la literatura mundial, el estadounidense Hemingway, y el escritor francés André Malraux, ambos con respectivas historias de participación en el conflicto armado, con sus apoyos de afecto o ayuda a los combatientes republicanos españoles.

Las experiencias vividas y sufridas por Hemingway y Malraux, asimilables en narrativas de sus libros referentes a la cruenta guerra civil, con el padecimiento sufrido en situación violenta y sangrienta, con el hambre feroz o la hambruna que padecen mortales en un conflicto bélico que dura con mayor sufrimiento humano. Describe Hemingway en libro: “Yo sufrí hambre en Madrid… y supe lo que es pasar días sin un trago. Y ayudé a recoger muertos, muchas veces, y a enterrar campesinos, y mujeres y niños. Eso nadie podrá arrebatármelo. Yo llevaba este pueblo dentro (el pueblo español), lo llevé y estuve a su lado en las horas de dolor”, cuenta en “Entre la vida y la muerte”. Ernesto, en español, autor de novelas de fuerte realismo en estilo conciso y directo, en “Adiós a las armas”, “Muerte en la tarde”, sobre corridas de toros en España que fueron su pasión, y muy descriptivo con experiencias en su narrativa cautivante, y que comparte en tomo con “París era una fiesta”. Vasta experiencia de Hemingway, Premio Nobel 1954, que también hace grata lectura de “El viejo y el mar”, que comparo, con la venia del laureado escritor, con el mar de Acapulco, un velero o lancha y un anciano en Puerto Marqués, que se aferra a la pesca para no morir de hambre en tiempo lastimoso de todo lo que priva para hogares el COVID-19.

¿Por quién doblan las campanas? Toca la sensibilidad humana en tiempo inhumano que se padece por el terrible mal que aterra con cifras de contagiados y muertos, lo que provoca, repetimos, una psicosis de miedo, con mayor situación de extrema pobreza y hambre de una mayoría de seres, mujeres y hombres de toda edad y sexo, que buscan desesperados la diaria subsistencia para no morir de hambre.

Una campana con lento repique de duelo, ¿por quién doblan las campanas? Por todo ser que fallece no solo por contagio de COVID-19, por otra enfermedad crónica y letal, y por circunstancia de un accidente o la violencia que no termina como mal epidémico que se expande y causa sinnúmero de contagiados y muertos en regiones terrestres. Mientras la campana repica a doble con la muerte anunciada de un ser muy sentido por su familia y amistades. Se eterniza el dolor con derrame de ardientes lágrimas por sucesivos decesos, con descriptiva poesía de Joaquín Arcadio Pagaza, en “La oración de la tarde”: “Y presa el alma de pavor y duelo, el místico rumor de la campana”.

Comparte con tus amigos










Submit