Crónica: protección y salud

Crónica: protección y salud

Comparte con tus amigos










Submit

Infinidad o gran cantidad de personas busca la protección y la salud; la salud, que es vida, y la protección a los males que se padecen no solo de una enfermedad, de todo lo que afecta o daña, como calamidad, desgracia o infortunio, que se padece en regiones. Males encadenados, por enfermedad o una pasión dañosa, que provocan daños físicos y morales en una institución educativa o colectividad consternada por una sicosis, más de miedo, como suceso terrible ocurrido en un colegio particular de Torreón (Coahuila), de un niño que disparó contra su maestra, que murió, e hirió a seis en el plantel y se suicidó. México necesita de la protección en planteles educativos, no solo de la “mochila segura”, de la armonía y orientación sicológica y sociológica a todos los que integran una institución educativa.

Se pregunta: ¿cuál sería la más aplicable terapia como tratamiento o curación de enfermedad física y mental? De la enfermedad, que valora el médico terapeuta, especializado en los problemas de la terapéutica, parte de la medicina que se ocupa del modo de tratar las enfermedades. ¿Y cuál sería el remedio como solución eficaz para reducir o aminorar la enfermedad obsesiva llamada violencia? ¿La toma de conciencia del daño físico y moral que se hace a otros? El deseo de una institución educativa o una comunidad o región libre de conflictos internos y externos violentos resulta un quimérico anhelo; aumentan los conflictos entre personas o grupos humanos por diversas causas que los originan.

Una terrible realidad de la hostilidad entre personas, grupos de personas o de los que detentan el poder con la fuerza probélica en conflicto internacional desencadenado e imparable entre Estados Unidos del Norte e Irán (Asia Occidental), que tienen contrarios o aliados, como locución latina contraria contrariis curantur, los contrarios se curan con los contrarios (medicina alopática), que se opone a la tesis de los homeópatas, similia similibus curantur, los semejantes se curan con semejantes: antibióticos contra chochitos. Los primeros impiden el desarrollo o multiplicación de microbios que destruyen y los segundos, chochitos o chocho, del altramuz, de la familia papilionácea. No confundir el curativo chocho con el que chochea por la edad. Desde tiempo prehispánico, la medicina vegetal curativa de enfermedades se aplica en tiempo actual para diversas enfermedades.

Y citemos (de las Garantías Individuales) el artículo cuarto constitucional: “Toda persona tiene el derecho a la protección de la salud”. ¡Salud!, voz expresiva en un brindis, con el deseo de salud, dinero y amor. La salud, que afecta el etilismo o alcoholismo; el dinero, que se malgasta, y por vicio, “el amor acaba”, como canción que grabó José José (Sosa Ortiz). Se acabó el Seguro Popular con protestas de extrabajadores y dio paso a iniciativa del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, del Insabi (Instituto de Salud para el Bienestar). Se desea un bienestar colectivo, no un malestar por conflictos, que aumentan como los casos de enfermos con diversos padecimientos. Se padece un mundo de sufrimientos por grave enfermedad o conflictos que violentan la tranquilidad o normalidad de una comunidad, región o nación.

 

Comparte con tus amigos










Submit