Crónica rimada de Acapulco

Crónica rimada de Acapulco

Comparte con tus amigos










Submit

Un paraíso terrenal, por su belleza natural. La titilante bahía, con franja de arena a la orilla. La atracción del mar, de la oleada humana, con acompasado movimiento ondulatorio del oleaje, en serpenteada playa ¡Qué bello paisaje! Un paraíso terrenal, no se desea infernal. “Paraísos turísticos rodeados de infiernos marginales”, frase aplicadas a zonas turísticas del contraste en México, comparativa frase de la marginación poblacional en zonas de desarrollo turístico en México, por el secretario de Turismo federal Miguel Torruco Marqués, en un evento en la zona Dorada, con el gobernador Héctor Astudillo Flores y la alcaldesa Adela Román Ocampo, donde se anunció la inversión de 35 millones de dólares en el Grand Hotel Acapulco.

Un paraíso terrenal, no se desea infernal, con los contrastes del bien y el mal. Y del latín paradisum y del griego paradeisos, un paraíso de atracción, llena de emoción, a turistas y locales en diversión.

Acapulco con remota historia y leyenda etimológica, de las 7 regiones de Guerrero, implica para los tres niveles de gobierno, un reto de inversiones y desarrollo de la infraestructura turística-urbana, con una problemática creciente por demandas de servicios de su población y el impulso que requiere, “un destino que tiene mucho futuro y lo mejor está por venir”, precisó el titular de Sectur con la promesa: “Jamás abandonaremos a Acapulco”.

Por belleza natural y clima, Acapulco polariza o concentra como destino turístico de afluencia nacional y extranjeras. Que nunca se convierta Acapulco, en un “Paraíso perdido”, relativo a bíblica caída de Adán y Eva y siempre sea el “Paraíso recobrado”, sobre Satán que tentó a Cristo, ambos poemas épicos del inglés John Milton.

La tentación, no sólo como impulso de hacer algo reprobable, de lo que atrae como belleza natural de playas de un puerto que fascinó al poeta chileno Pablo Neruda (Neftalí Ricardo Reyes), “en los puertos: Acapulco cortado como una piedra azul, cuando despierta, el mar amanece en tu puerta irisado y bordado como una caracola y entre tus piedras pasan peces como relámpagos que palpitan por el fulgor marino…”

En poema de amor, Neruda: “Este es un puerto. Aquí te amo…”. Acapulco, no será un trópico de cáncer o capricornio, no obstante que en narrativa del norteamericano Henry Miller que exalta la búsqueda de la realización humana y sensual, como un “Vagabundo de las islas”, del británico Joseph Conrad.

A quién no cautivó la isla de La Roqueta, con historia que contar, la más grande isla de Acapulco que han visto los ojos fascinados de un vagabundo de mar, isla y playa de La Roqueta que, según, será un área natural protegida.

Comparte con tus amigos










Submit