Crónica: ¡Salud, dinero y amor!

Crónica: ¡Salud, dinero y amor!

Comparte con tus amigos










Submit

Del latín salutem, salud, estado de un ser orgánico exento de enfermedades. Seres con organismos inmunes o defensivos contra una mala enfermedad. Otros seres, no inmunes a un mal orgánico que padecen. La enfermedad, alteración de la salud, más crónica por larga dolencia física-corpórea. Y con poética expresión del chiapaneco Jaime Sabines: “La enfermedad viene de lejos, viene sombríamente subiendo a nuestro cuerpo”. Y alude al “miedo” y al “polvo”.

Miedo, por una existencia amenazada con peligros que causan temores y angustias, a consecuencia del incontenible COVID-19, con nuevos brotes o cepas microbianas en regiones terrestres, por inevitables contagios y lamentables decesos que enlutan hogares con un sentimiento de profunda aflicción, tristeza y dolor moral. Y del “polvo”, infecto-contagioso, por la contaminación, con el letal virus que se expande con el viento, en tiempo de intenso frío que cala los huesos, valga expresión, por bajas temperaturas en regiones de Guerrero, Acapulco con un municipio, y en las seis restantes, citemos La Montaña, Norte y Centro, con sus habitantes que sienten un tiempo muy frío con el poético “gélido”, muy frío, que trae a colación de Sabines: “ “Frío y viento amanecen…”, “entran a mi cuarto y me clavan agujas en mis pies descalzos”.

Y se padece una enfermedad orgánica, crónica y epidémica, y del estado de una colectividad, con la expresión: “¡La salud económica!”, indispensable para la salud del pueblo. Con otras frases: “Curarse en salud”, prevenirse por anticipado contra una enfermedad con el recurso económico indispensable para curarse. Pero, y el pero es objeción. Una familia sin dinero tiene que buscar el apoyo solidario para la atención médica de un enfermo. Y muy afligida y desesperada, quizá una familia, encontrará la solidaridad, con la amistad y el amor al ser humano que padece una grave enfermedad sin dinero para superar crítico estado de salud.

Y si hablamos del amor o el bien querer, en un reencuentro amoroso, ¿Quién cantaría de Agustín Lara (Aguirre y Pino).- “Humo en los ojos, al encontrarnos, al abrazarnos, el mismo cielo, se estremeció”. Se respira humo contaminante que enferma. Y la cita de locución latina: “ Salus populi, suprema lex esto”, “la salud del pueblo sea la suprema ley”. Medicamentos o remedios con tesis opuestas o contrarias, de la homeopatía con locución “contraria contrariis curantor”, “los contrarios se curan con los contrarios”, y la alopática “similia similiabus curantur”, “los semejantes se curan con semejantes”; significan ambas tesis: antibióticos contra chochitos”. Pregunta un guasón amigo ya “chochito: ¿Qué puedo hacer para curarme de penosa enfermedad? -¿Cuál es? -“¡La flojera!” -¡Trabaja! Y citemos de antología de sexto grado, “Virus y besos” (María Emilia Beber Ruiz).-“Existe una enfermedad escondida entre los labios que en términos médicos se conoce como menocleosis infecciosa, y se le llama enfermedad del beso, causada por el virus de Epstein-Barr, apellidos de quienes descubrieron el virus en 1964. Y se pregunta: ¿Quién pediría el 14 de febrero: “¡Amor, quítate el cubrebocas para besarte!”

Comparte con tus amigos










Submit