Crónica: Tiempo de males

Crónica: Tiempo de males

Comparte con tus amigos










Submit

Tiempo de males encadenados, con las quejas expresivas de un sentimiento de dolor físico y moral, por una enfermedad crónica o epidémica, y/o por lo que violenta una manifestación enconada muy frecuente, de la disconformidad colectiva a derechos humanos violentados, entre otras causas con el clamor de justicia, unos grupos, con el recurso legal ante un juez o tribunal con interpuesta querella. Las quejas intensivas de un quebranto padecido, por pérdida o daño económico, en una crisis que resienten diversos sectores de población.

La queja lastimera, mueve a lástima, se oye por doquiera, por males que dilatan. El COVID-19, es un mal prolongado, con cifras aterradoras de contagios y decesos. Con lo escalofriante, aterrador, horrible, de una violenta acción, sin compasión. Seres con escalofrío, por lo que infunde miedo, que define una contracción muscular con ligero temblor del cuerpo que según, es una reacción de defensa frente al frío. En regiones, la temperatura alta de calor. Y baja de frío. Tiempo, de calor afectivo a seres desafortunados, y de frío con la frialdad del desafecto.

Temperatura o clima de calor y frío contrastan en regiones terrestres ¿Quién cantaría al calarse de frío hasta los huesos? –“En esta noche de frío/ de duro cierzo invernal/llegan hasta el cuarto mío/las quejas del arrabal”. Un barrio extremo de una población, donde se oyen las quejas más sentidas, por enfermedad, pobreza y hambre que se padecen con un sentimiento de abandono que comparten niños llorosos que padecen desnutrición por la falta del alimento nutritivo, jóvenes y adultos desesperados y angustiados por la gran escasez de recursos que padecen: dinero y alimento.

La queja de familias por tener a seres queridos en regiones distantes, un sentimiento de aflicción, con letra musical en voz del ecuatoriano Julio Jaramillo: “Miro el tiempo pasar/el invierno llegar/todo menos a ti”. Migrantes huyen de una región a otra, en busca de mejor destino, donde prolongan tiempo de sentida ausencia. Con locución latina “fugit irreparabile tempus”, “el tiempo huye irreparablemente”. No se reparan los daños padecidos por los que huyen del desastre que dejan inundaciones de las precipitaciones pluviales. Numerosas familias damnificadas con intenso sufrimiento de la amarga queja. Derraman copiosas lágrimas como lluvia incontenible de llanto.

Y don Renato Leduc, con musical y poética letra: “Sabia virtud de conocer el tiempo/ a tiempo amar y desatarse a tiempo…que de amor y dolor alivia el tiempo”. Con el refrán: “El tiempo cura al enfermo, no el ungüento”. Se desea a tiempo una vacuna inmunizante y efectiva contra el COVID-19. Y el sapiente Leduc dice que “ignoraba” que el tiempo es oro. El proverbio inglés “time is money”, “el tiempo es oro”, que significa: “El tiempo bien empleado es una ganancia, beneficio que se obtiene”. En Chile, Guatemala y México, ganancia es propina, escasa en tiempo crítico, para personas que necesitan dinero para la diaria subsistencia.

Se vive un clima de inquietud por tiempo de males. Tiempo es la sucesión continuada de momentos, favorables y adversos, y del existir del mundo subordinado a un principio y a un fin.

 

Comparte con tus amigos










Submit