Crónica: Tierra de males

Crónica: Tierra de males

Comparte con tus amigos










Submit

La expresión “para colmo… de males”, de un acontecimiento malo que sigue a otro igual o más perjudicial o catastrófico.

Males encadenados en regiones terrestres: El mal de la pandemia COVID-19, de contagios y decesos; las intensas precipitaciones pluviales con inundaciones del desastre; un sismo del 7 de septiembre con viviendas dañadas; un terremoto el 7 de octubre, coincidente por el número 7, en Tokio, Japón, de 5.9 grados, cimbró la capital japonesa; el mal tiempo por cambio climático global que provoca incendios forestales y erupciones volcánicas con lenguas de fuego y lava del volcán Cumbre Vieja de la isla española de La Palma; males terribles como la violencia, y las guerras, con malas relaciones entre naciones de poder bélico que, según observadores de las tensas políticas de agresión entre potencias, podría provocar una Tercera Guerra Mundial.

Y la expresión “ser el colmo”, ser sorprendente, intolerable, todo mal, físico, moral, político, económico, que afectan a la población de una determinada región. Dice el refrán: “A mal tiempo, buena cara”, contra el desánimo en las circunstancias adversas. Se padece la adversidad, infortunio, desgracia, desventura, desdicha, fatalidad, con los malos y trágicos acontecimientos. ¿Quién cantaría con sentimiento? “Humanidad/hasta dónde nos vas a llevar/con tus trágicos sinos…”. Expresa otro refrán: “Bien vengas, mal, si vienes solo”, alude a que los males o desventuras suelen venir seguidos.

De los males de tiempo inmemorial o antiguo, y del presente, se ha dicho: “La enfermedad es la peor desgracia del ser humano”. También la extrema pobreza con hambre o hambruna que padecen seres castigados por el infortunio, con dolores físicos y morales de prolongado sufrimiento. Mala existencia y subsistencia de una mayoría de seres rezagados a su mala suerte. Por difusión de imágenes se observan numerosos grupos en regiones muy pobladas. Por demografía alta con la pobreza, citemos opinión del economista británico Thomas Robert Malthus, en ensayo sobre el principio de la población (1798): “El aumento de la población representa un peligro para la subsistencia del mundo”, y recomienda la restricción voluntaria de los nacimientos, que chocaría contra otras ideas de nueva vida de seres que vienen al mundo a ser felices o desdichados. Y aún con la planificación familiar sobre el control de la natalidad, se registra actualmente una mayor población, una gran mayoría en precaria situación de vida. Y citemos del poeta latino Juvenal, máxima: “Mente sana, en cuerpo sano”. Con definición: El hombre verdaderamente inteligente, solo pide al cielo la salud del espíritu con la salud del cuerpo. Se desea, el alivio de males que provocan gran aflicción.

Comparte con tus amigos










Submit