Crónica: Un tren de vida

Crónica: Un tren de vida

Comparte con tus amigos










Submit

El presidente Andrés Manuel López Obrador: “La mayoría de expertos apuestan a que nos va a llevar el tren”. “Nos irá bien” (Novedades, 23 de mayo). Por su carácter y peculiar estilo de gobernar, referentes las reglas matemáticas o signos de operación algebraicos y aritméticos, aplicables a su política, con la suma, de los que lo apoyan; la resta, de sus contras que lo critican; la multiplicación de problemas más agudos por las consecuencias del pandémico COVID-19, y la división, de un todo que divide opiniones en pro y en contra.

Con locución latina: “Divide et impera”, “divide y manda”, y la máxima política del italiano Nicolás Maquiavelo: “Divide uf regnes”, “dividir para reinar”, fórmula para gobernar y dominar. Del signo multiplicador, lo que aumenta un número considerable de problemas de toda índole, de enfermedades letales como pandemia de COVID-19, con un aislamiento prolongado como el virus que trae el temor y la angustia por mayor número de pobres que padecen la insuficiencia de recursos económicos y alimenticia, con la inseguridad por mayor brote de violencia. La tabla de multiplicación, atribuida al filósofo y matemático griego Pitágoras, quien hizo del número el principio universal por excelencia, ¡gran número de seres humanos que sufren la amarga experiencia de un coronavirus mortal, que los sume en la desesperación por todo lo que afecta y daña!

Y por lo que precisa el matemático problema, se debe averiguar o descubrir lo más pronto sobre qué inmunizante detendría el mal pandémico con sinnúmero de contagios y fallecimientos que llenan de temor a una sociedad de toda nación, estado o municipio. Y citemos con máxima el “perpetuum mobile”, “el movimiento continuo”, del hombre y la máquina que él ha creado. En tiempo remoto, la locomotora de vapor dio nacimiento al ferrocarril, con el primero construido en Inglaterra, que inició operaciones en 1825. En México, el ferrocarril con servicio público en 1850, en Veracruz. Existió el proyecto de unir Veracruz con la Ciudad de México, y esta con Acapulco. Un ferrocarril inter-oceánico Veracruz-Acapulco. ¿Qué sería del puerto de Acapulco, con un ferrocarril?, imagen que solo fue un sueño. En la simbología de los sueños, el ferrocarril es el deseo de poner en marcha nuevos proyectos. Soñar que se pierde el tren evidencia nuestro secreto temor a perder una gran oportunidad de vida, con la expresión conocida: “¡El tren… se nos va el tren!”. También se pierde un amor en un tren del olvido, en poético “Solo temblor ardiente”, del veracruzano Rubén Bonifaz Nuño: “¿En qué estación de trenes, por vez última no te encontré?”. El COVID-19, sin inmunizante, causará mayor fatalidad, adversidad inevitable, con lo que provoca el odio con violencia, que se narra en cuento del argentino Isidoro Blaisten, “El tío Facundo”, muy aborrecido por su familia, a la que envió un telegrama que llegaría por tren, y lo esperaron para asesinarlo sin piedad. Y del chiapaneco Jaime Sabines, “En la estación de los ferrocarriles, acabo de dejar la Rosa (mujer) que tiene cáncer. El COVID-19, maligno como un tumor canceroso, solo que es más pronta su evolución letal por los contagios y muertos que aumenta en números en regiones terrestres.

Comparte con tus amigos










Submit