“Culiacanazo”

“Culiacanazo”

Comparte con tus amigos










Submit

A VER, A VER…Después de dos semanas de mentiras y contradicciones del gobierno de la T4, la explicación “minuto a minuto” del General Luis Crescencio Sandoval, titular de la Defensa Nacional, de este miércoles pasado, sobre el operativo fallido en Culiacán, arrojó más dudas.

El Jefe Supremo de las Fuerzas Armadas, Andrés Manuel López Obrador, por ejemplo, debe explicar por qué a las 18:40 horas del 17 de octubre, huyó a Oaxaca, en plena balacera en Culiacán, cuya población estaba siendo secuestrada por la violencia, siendo el Jefe máximo del Gabinete de Seguridad. Debió haberse trasladado, en todo caso a Sinaloa, para supervisar el operativo.

Pero no. Se trepó a un avión comercial y además se incomunicó por espacio de casi dos horas, según la versión oficial. Tal vez se acomodó bien en su asiento, se colocó sobre su almohada y se durmió.

Mientras tanto, desde la ciudad de México ordenaban ¿Quién fue? liberar al chapito Ovidio Guzmán, a las 18:49 horas, luego de cuatro horas de fuego cruzado entre elementos militares y sicarios del cártel de Sinaloa, con un saldo de 8 muertos y dos decenas de heridos.

El General Sandoval no explica en su narrativa “minuto a minuto”, quien fue el negociador por parte del Gabinete de Seguridad con la gente del chapito. No se escuchan las palabras de los negociadores sobre los acuerdos. Esto es importante que el “pueblo bueno” lo sepa.

Tampoco nada se sabe sobre las indicaciones del Presidente López Obrador y su reacción ante lo que estaba sucediendo ¿Hubo omisión?

 Sobre la participación de la DEA en el operativo fallido, antes, durante y después ¿Cuál fue su papel? Eso deben explicar.

¿Desde cuándo se empezó a preparar el operativo en Culiacán? 

Que no nos mientan conque fue una casualidad, o que nada sabía el Presidente. O que apenas se enteró del Operativo a las 15:45 horas. No insulten la inteligencia del “pueblo bueno”. Menos culpen a la prensa de las consecuencias desastrosas de una mala planeación del operativo.

Qué es eso de “muerden la mano de quien les quitó el bozal”.

Presidente, así no. Decirle perros a los periodistas, sólo porque cumplen con su trabajo de buscar la noticia, es propio de tiranos. ¿Dónde quedó el demócrata?    

AMLO debe asumir toda la responsabilidad del “culiacanazo” y no echarle la pelotita a su Gabinete, el cual está integrado por sus subordinados. Menos delatar a quienes se juegan la vida y la de su familia.

Recordamos que el Presidente Gustavo Díaz Ordaz, se armó de valor civil y se responsabilizó de la masacre del 68, a pesar que fue su secretario de Gobernación, Luis Echeverría Álvarez quien ordenó la matazón de estudiantes y académicos.   

Alfonso Durazo Montaño, no se manda solo; tampoco el titular de la Defensa Nacional, Luis Crescencio Sandoval; menos la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero.

Durazo Montaño habla de una estrategia contra la delincuencia. La ciudadanía no la conoce. A menos que sea “fuchi, guáchala”.

El Jefe del Ejecutivo muy ufano dice que en Culiacán se actuó de manera responsable y se cuidó la vida de las personas. Pero olvida que sí hubo muertos y heridos. Y se observa a un soldado que le destrozan la pierna de un potente balazo; a ese militar le desgraciaron la vida. Además los videos presentados en Palacio Nacional nos muestran a un gobierno en la lona, derrotado, por lo que no les quedó de otra que entregar la plaza.  

Andrés Manuel reitera que ya no hay guerra contra el narcotráfico; que ya no van a exponer las vidas de civiles con el eufemismo de daños colaterales…”Queremos la paz”, dice.

Empero, la delincuencia organizada y desorganizada tiene otra estrategia: la violencia criminal. 

En lo que va de esta administración han crecido las cifras de homicidios dolosos, los secuestros, extorsiones, asaltos, feminicidios, etc. Estamos peor que en los gobiernos de Felipe Calderón y Enrique Peña, juntos. ¿Hasta cuándo? Veremos, veremos.

(unomasmega@gmail.com)

Comparte con tus amigos










Submit