Datos vs. ley

Datos vs. ley

Comparte con tus amigos










Submit

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, reitera que él posee otros datos cuando una institución o un periodista le corrige o le aclara sobre un tema. En sus exposiciones diarias muestra la apariencia de ser el presidente mejor informado de cualquier tema. Para él todo lo adverso está montado en una mentira. Discurso que le ha servido para conservar su feligresía; su mejor argumento es que el pasado fue corrupto. Y, habría que aceptarlo, tiene mucha razón. Sin embargo, la corrupción ni se combate y tampoco disminuye y menos termina. Cito un ejemplo, su hermano Pío dio dinero a un partido político y el presidente lo encubrió con la frase “fue una aportación”.

Al cancelar el aeropuerto de la Ciudad de México inhibió la inversión extranjera. Muchos de estos inversionistas entablaron demandas y el país tuvo que pagarles. Lo mismo sucedió con las reformas a la energía eléctrica y petrolera. El gobierno mexicano ha perdido las demandas interpuestas ante la justicia. Las leyes y las instituciones autónomas (INE y TEPJF) le han impedido su manera de imponer su visión de mandato. Está por verse cómo actúan los magistrados de la Suprema Corte de Justicia de la Nación con su intención de ampliar el mandato del presidente de este organismo.

El presidente, ha dicho, es el personaje más atacado por la prensa. Lo hace victimizándose. En realidad, evita decir la verdad, porque son sus datos, lo cual quiere decir su poder presidencial. Pero… en su ambición mediática (aprobación del 60 por ciento) descuidó reformar leyes constitucionales, y vaya que lo podía realizar. No modificaron leyes electorales ni tampoco leyes constitucionales. Ahora el Poder Judicial se ha convertido en garante de respeto a la legislación vigente. Por eso, tanto el INE como el TEPJF y el INAI, con sus reglamentos, le impidieron su avasallamiento e imponer sus datos.

Sin embargo, no se olvide, falta el máximo órgano judicial, la Suprema Corte de Justicia de la Nación, aquí todo puede ser revisado y/o cambiado, ya que esta institución interpreta lo redactado en la Constitución. El presidente se está jugando su as con Arturo Saldívar al regalarle dos años como magistrado presidente. Si pierde, el Poder Judicial completo continuará siendo el contrapeso político a “sus datos”. Si gana, estaremos a un pasito del autoritarismo. Impondrá “sus datos”. Y veremos la acción de la venganza.

Comparte con tus amigos










Submit