Delincuentes

Delincuentes

Comparte con tus amigos










Submit

AMLO es un delincuente electoral confeso: “Claro que sí estoy metiendo las manos en las elecciones, no puedo ser cómplice del fraude electoral”. Esa sola cínica declaración de AMLO sería suficiente para que el INE lo mande a uno de esos reclusorios de los hombres ilustres del bajo mundo. ¿Lo hará el árbitro electoral de México? ¿De qué sirvió entonces, haber movilizado a todos los gobernadores del país para firmar un pacto de civilidad político-electoral para no meter las manos ni las narices para no dar al traste con el actual proceso electoral federal?

La irresponsable confesión de AMLO advierte a los mexicanos que tendremos un serio conflicto postelectoral que nos desgastará seriamente a todos, a menos que un universo del 49 % de electores abstencionistas acuda a las urnas para sepultar con su voto a un AMLO y su Morena, a quienes les pesarán el medio millón de muertos por la negligencia criminal con la que el presidente ha manejado la pandemia del coronavirus, y ahora, la insensibilidad humana de la que ha sido testigo todo México por la tragedia de la Línea 12 del Metro en la Ciudad de México, de la que Porfirio Muñoz Ledo advierte que será el Ayotzinapa de AMLO y Morena. Pero no solo AMLO es de esos violadores contumaces de la Constitución y de las leyes que de ella emanan, la gran mayoría de la clase política azteca trae en su ADN el sello de delincuentes electorales. Todos ellos ofrecen dádivas del poder, incluyendo a AMLO.

Unos cumplen sus promesas y otros para no convertirse en delincuentes, suelen reformar la Constitución federal en el caso de los presidentes y en caso de los gobernadores las constituciones locales de sus estados para otorgar esas dádivas de clientelismo electoral, como hoy lo hace en Nuevo León el priista Adrián de la Garza, o las rémoras del Partido Verde que ofrecen por todo México repartir despensas a quienes hayan perdido su trabajo durante la pandemia del coronavirus, que son más de 10 millones de trabajadores. Los panistas no se quedan atrás y prometen revivir el Seguro Popular y mantener intactas las dádivas de poder que AMLO otorga a 23 millones de mexicanos. Los podridos de Morena no cantan malas rancheras, comenzando por la mentirosa y rezagada candidata morenista al gobierno de Nuevo León, Clara Luz Flores, quien cínicamente pide a los electores que “ahí les encargo su voto, no se olviden que gracias al presidente y a Morena tenemos las vacunas”.

Comparte con tus amigos










Submit