Descanso, festejo y diversión

Descanso, festejo y diversión

Comparte con tus amigos










Submit

El mercado funciona en función de la oferta y la demanda; es decir, a mayor producción o abundancia, precios más bajos.

Cuando lo que buscamos escasea o casi no hay, sube el precio.

Muchos productores controlan los precios tirando gran parte de su producción dándola como alimento a animales o envasándola; y el resto, el mejor, seleccionado y certificado, lo envía para compra a lugares específicos.

Para ser proveedor de mercados concretos exigen producción constante y de calidad porque muchos comerciantes se deben a sus clientes sin importar el precio y la calidad; en cambio, a otros clientes lo que les interesa son los precios bajos.

Diciembre es época de aguinaldos, intercambio de regalos, posadas y de gastos excesivos o sin control.

Lo que abunda en esta época navideña es ropa de diferentes precios, calidad y procedencia. Lo ideal es estrenar.

También abundan las viandas y llueven las invitaciones, desde veladas a la virgencita hasta posadas con ponche; y no se diga cenas de navidad o de fin de año.

La cuesta de enero será el problema en el corto plazo porque el dinero comienza a escasear.

De acuerdo con la Comisión Nacional de Salarios Mínimos, aumentará a partir del primer día de enero de 2020, el salario mínimo general, de 102.68 a 123.22 pesos diarios, lo que en términos generales será de un 20 %, cuyo efecto se verá al enfrentar el factor inflacionario de 5 %, por lo que para la zona libre de la frontera norte el salario mínimo será de 176.22 a 185.56 pesos diarios.

Si la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) no vigila precios, estos se dispararán, lo mismo que los abusos de algunos comerciantes, en los días que transcurren en detrimento no solo de la economía local, sino de los consumidores, quienes ávidos de festejos y con un poco más de dinero en mano, no dudarán en sucumbir ante el atractivo que tengan enfrente.

Pero así funciona el mercado local, mediante la oferta y la demanda. Pronto observaremos malestar en la población, pero es parte de las costumbres.

Y se trata de divertirnos en este maratón Guadalupe–Reyes, que ya comenzó y que será al igual que todos los años; lo recordaremos como la época más feliz del año, a la que todos tan ansiosamente esperamos.

Comparte con tus amigos










Submit