Despidos y estancias infantiles

Despidos y estancias infantiles

Comparte con tus amigos










Submit

Me dicen que repita.

Los despedidos de la burocracia federal son aviadores; cobraban sin trabajar.

Uno se pregunta ¿todos?, ¿de veras?, son muchos, ¿no?

Bueno, puede ser, pero lo veremos dentro de unos meses o semanas, cuando salgan a las calles con dos objetivos: protestar y delinquir. Escucho que hay que corear.

Que las estancias infantiles eran o son negocios de panistas, pero están molestos.

Si es así, entonces esos panistas tenían demasiadas mujeres como esposas o amantes; mmm, qué envidia.

Por su casa, casi todos los días veo cómo mujeres jóvenes llegan a las 6 o 7 de la tarde por sus hijos a un pequeño edificio habilitado como estancia infantil; se ven cansadas.

En aquel lugar laboran educadoras y las madres dejan a sus hijos a su cuidado. Esas instancias no son onerosas, reciben una cuota de recuperación.

Evidentemente, esas mamás jóvenes no tienen un familiar o una amiga que les cuide a los niños.

Son mujeres de cuatro o cinco jornadas laborales; desarrollan el rol de padre y madre; laboran en una institución; llegan a casa a sus quehaceres y, por supuesto, guían a sus criaturas en las tareas. Cuidan y educan.

Leo los diarios y consignan que es probable que cierren el 50 por ciento de esas estancias infantiles.

Las afectadas serán esas jóvenes madres; les resta la protesta o simplemente aguantarse.

Las consecuencias políticas se presentarán en su momento.

Quienes están en este momento en el poder van construyendo silenciosamente una oposición.

 

Comparte con tus amigos










Submit