“Desposibilitar”

“Desposibilitar”

Comparte con tus amigos










Submit

Hace años leí una columna redactada por Juan Enríquez Cabot, en la cual acuñaba un expresivo neologismo: “Desposibilitar”, un término aplicable a las estrategias (por llamarlas de alguna manera) que diseña López Obrador y ejecutan sus devastadoras huestes morenistas, coautores de la actual catástrofe mexicana.

López Obrador, electo por una mayoría de compatriotas desesperados o ignorantes o creyentes con fe ciega en las promesas populistas, se ha hecho acreedor al título de “Gran Desposibilitador” del país.

AMLO “desposibilitó” su mandato antes siquiera de tomar posesión de su elevado cargo, al cancelar la construcción del NAICM mediante una consulta popular violatoria de la Constitución. Dicha decisión suicida que el Financial Times calificó como “la peor estupidez de un presidente”, no solo dañó severamente la conectividad aérea de la nación, sino que contuvo inversiones multibillonarias nacionales y extranjeras de diversa naturaleza, contracción que finalmente condujo a la parálisis económica durante 2019, para ya ni hablar de lo ocurrido en el 2020, cuando el crecimiento se desplomó a menos 9 %, un desastre no sufrido desde 1932.

Según Goldman Sachs, el gigante de la banca de inversión, entre otros grupos financieros, “México es el único país en América Latina que no está aplicando un paquete de estímulos fiscales para lidiar con el impacto económico del coronavirus”, razón por la cual AMLO “desposibilitó” la economía nacional para incrementar en 10 millones el número de pobres, sin olvidar que 12,500,000 de compatriotas se quedaron sin ingresos en 2020 y más de un millón perdieron sus empleos formales en dos años de la 4T.

AMLO “desposibilitó” a las Fuerzas Armadas ya que, en lugar de dedicarlas a combatir al crimen organizado que envenena y corrompe capitales, municipios y familias mexicanas, el Ejército repartirá libros de texto, aplicará vacunas contra el COVID-19, construirá desarrollos inmobiliarios, al igual que el Aeropuerto de Santa Lucia, a pesar de que el tráfico aéreo ha caído en un 70 %, supervisa la refinería de Dos Bocas, cuando en el corto plazo, solo se fabricarán autos eléctricos, sin olvidar tramos del Tren Maya que nacerá quebrado a falta de un flujo de turistas.

AMLO “desposibilita” el sistema sanitario, al reducir brutalmente el presupuesto a los hospitales públicos privándolos de camas, medicamentos y equipos para enfrentar la pandemia, solo para cooperar en la muerte de decenas de miles de mexicanos, entre ellos, médicos y enfermeras, además de miles de pequeñitos, a quienes, por falta de presupuesto, no se les pudieron administrar las quimioterapias imprescindibles para salvar sus vidas.

AMLO ha impreso sus mejores esfuerzos en “desposibilitar” a las instituciones culturales, además de derogar la reforma educativa y empezar a contratar a “maestros” integrantes de la CNTE, auténticos defensores de la ignorancia, de la misma manera en que pretende “desposibilitar” al país, es decir, convertirlo en astillas, si no se pierde de vista que cuando menos 10 gobernadores ya amenazan, por diversas razones, con romper el pacto federal.

Hoy en día, AMLO insiste en la “desposibilitación” energética de México, al pretender cancelar las energías naturales, limpias y baratas, como la eólica y la solar, para utilizar combustóleo, perversamente caro, contaminante, además de ser ilegal de acuerdo a los tratados internacionales.

MLO también desea “desposibilitar” las relaciones con Biden para tener el pretexto populista de acusar al “imperio yanqui” de injerencia en los asuntos internos de México y lucrar electoralmente el 6 de junio con la defensa de la soberanía nacional, solo que el jefe de la Casa Blanca no deberá caer en un intercambio de acusaciones que solo ayudarían a Morena a retener el control de la Cámara de Diputados.

Para impedir que AMLO continúe “desposibilitando” a México, el pueblo bueno e inteligente, debe votar en contra de Morena en las próximas elecciones intermedias y “posibilitar” la revocación de su mandato en el 2022. Estamos a tiempo de enmendar uno de los más grandes errores de nuestra historia. Los electores podemos “posibilitar”.

Comparte con tus amigos










Submit