Días de fiesta

Días de fiesta

Comparte con tus amigos










Submit

Ya no interesa mucho si se cumplieron las metas personales de inicio de año. Los Que vienen son días de fiesta, de un maratón que se ha hecho tradición, el, Guadalupe-Reyes.

La devoción y fervor por las fiestas pagano religiosas, de un sincretismo cultural que nos da identidad como mexicanos, hace que éstos días se conviertan en el inicio de la fiesta.

La Basílica de la Ciudad de México es muy visitada, es señal que la fiesta ha comenzado. Por eso el gobernante en la entidad ha dado vacaciones a los burócratas desde esas fechas.

Nuestra entidad se viste de gala para recibir no sólo a peregrinos, sino a visitantes que en éstas fechas son más que cálidamente recibidos, puesto que en el centro del país y en otros espacios, que no sean litorales, hace mucho frio. Por lo que el clima decembrino en el puerto es más que relajante, es estimulante.

Pasar en familia las festividades de Navidad y Año Nuevo es parte de una tradición de convivio de muchos. Escaparse a las playas es también una costumbre.

La capital guerrerense se suma a las festividades, porque el paseo del pendón es una fiesta de colorido, música y ambiente festivo. Muchos danzantes, de todos los puntos de la entidad. Ha hecho de este primer domingo de diciembre una fecha digna de agendar.

Luego del porrazo del tigre que es como culmina el Paseo del pendón. Los parroquianos se comienzan a organizar para el teopancalaquis o mañanitas a la virgen de la Natividad.

Los festejos de Navidad, continúan siendo el ponche, las cidras y las piñatas, así como el pavo o cuando no alcanza pollo rostizado. Porque la idea es la reunión familiar y el intercambio de regalos. Por ello la idea de entregar el aguinaldo a los trabajadores. El convivio con los vecinos, porque las que se avecinan son fechas de perdonar, de reconciliación.

Hace falta que esos lazos de solidaridad se multipliquen, la situación social por la inseguridad que se vive, lo hace necesario.

Por eso es que la siguiente reunión para despedir el año que se fue y recibir otro. Es parte de la renovación.

Tan necesaria. Es un nuevo día. Nuevos bríos, regeneración de ideas y de renovación emocional. Y el planteamiento de nuevas metas.

Y finalmente se organiza el día de reyes. Ya desgastados, pero, con ánimos de hacer felices a los pequeñines.

Por eso es que, en ese ánimo, los burócratas podrán disfrutar del maratón Guadalupe-Reyes. Y vaya que son días de fiesta en nuestra entidad. Y ese ánimo se transmite a todos nuestros visitantes.

Comparte con tus amigos










Submit