Dijeron que no

Dijeron que no

Comparte con tus amigos










Submit

Un asunto es decir lo que se va a realizar cuando estás frente al escritorio y muy otro lo que se pueda hacer al sentarse en la silla y despachar los reclamos.

En política prometer no empobrece.

La pobreza se puede localizar en los votantes. El único argumento que encuentro es la ausencia de información de “esos” millones.

En verdad no es su culpa. Sino que son mecanismos que aplica cualquier gobierno para mantenerlos sometidos. Expongo un ejemplo. Los mexicanos somos lectores de unilibros. Los famosos libros de texto.

Excepcional es aquel que lee otro y especial quien acude a varios sobre el mismo tema.

De aquí también se da el control de los medios de comunicación, principalmente los más atendidos como son televisión y radio. Se da menos vigilancia a los impresos porque ya está establecido que se ahuyenta la lectura.

Cuando eres oposición es relativamente sencillo cuestionar a quien gobierna. Pero cuando ya se es gobierno te encuentras con múltiples factores que impiden un buen gobierno, el que se cree es lo más benéfico.

En campaña y a principios de ser gobierno, los del nuevo gobierno, sentenciaron que no iban a usar nuevos impuestos, incluso se atrevieron a pronunciar una reducción.

Ya sentados en la silla revisan cuentas y observan que lo recaudado no alcanza para sus propósitos. Que requieren más dinero.

El ejemplo cercano lo tenemos en el ayuntamiento de Acapulco, que es administrado por el nuevo gobierno. Pues resulta que van a subir la tarifa del agua.

En Chilpancingo, llegó un gobierno de alternancia con las siglas del PRD y desea incrementar el predial.

El municipio de Chilpancingo es un caso especial; aquí no paga a tiempo la quincena. Es tal el atraso que los empleados están solicitando al Congreso del Estado la destitución del alcalde, Antonio Gaspar Beltrán.

Cada entidad presenta su propia dinámica. Pero en ambos los une una cuestión. Quieren elevar los impuestos.

Resta esperar el cobro de conciencia de la ciudadanía. O confirmar que la sociedad sigue siendo la misma y que va a seguir esperando la esperanza del cambio.

Comparte con tus amigos










Submit