Ecos de la ONU

Ecos de la ONU

Comparte con tus amigos










Submit

Hay un desfase en los objetivos, entre unos y otros países, parece que unos llegarán mejor preparados para mitigar el cambio climático después de 2030 y otros no lo harán porque sus acciones son más lentas debido a que van tomando una conciencia tardía pero también por la resistencia de algunos lobbies económicos.

En la 74 Asamblea General de la ONU, António Guterres, intentó meter presión a los líderes mundiales en aras de acelerar la implementación de políticas verdes en pro del planeta.

Pero se va lento: de los 194 países, Naciones Unidas solo tiene el compromiso de 66 congregados en el Grupo 2050 y comprometidos a implementar un plan para reducir sus emisiones a la atmósfera.

El mandatario galo, Emmanuel Macron, también intervino en dicho foro con el estandarte de haber lanzado el Acuerdo de París, el mayor esfuerzo mundial para unir los intereses generales de todas las economías y adoptar una serie de profundos compromisos para salvar al planeta de su degradación y de la amenaza de las extinciones de especies así como del calentamiento global.

Macron que coincide en la inminente reforma de la Organización Mundial del Comercio (OMC) subió un peldaño más al afirmar que “es necesaria una agenda comercial global que contemple las emisiones cero”.

El delfín del Elíseo, incapaz de convencer a Donald Trump de la prioridad de ratificar el Acuerdo de París, reivindicó su relevancia y pidió “dejar de financiar proyectos de infraestructuras que aumenten las emisiones”.

Emisiones cero, esa es la batalla inminente en la estrategia contra el cambio climático; así como reducir la huella ecológica de todos los agentes económicos e igualmente la individual de cada persona. Un compromiso asumido por todos.

A COLACIÓN

Muchas cosas sucedieron mientras corría el tiempo de los encuentros en Nueva York en la sede de la ONU, al presidente en funciones de España, Pedro Sánchez, le llegó el eco de que el Tribunal Supremo avalaba por unanimidad la exhumación de los restos del dictador Francisco Franco enterrados en la Basílica del Valle de los Caídos.

Una de las principales batallas dialécticas del gobierno de Sánchez ha sido reivindicar la Ley de Memoria Histórica, uno de sus apartados dirigido precisamente a evitar la exaltación pública hacia la figura del dictador. Sacarlo del Valle de los Caídos es visto como una enorme victoria moral para el PSOE que el mandatario español celebró en la ONU.

“Hoy, 24 de septiembre de 2019, se ha producido un anuncio muy importante. Hemos cerrado simbólicamente el círculo democrático, pues el Tribunal Supremo de España acaba de autorizar la exhumación del dictador Franco del mausoleo público en el que estaba enterrado con honores de Estado. Hoy cerramos por lo tanto un capítulo oscuro de nuestra historia”, aseveró orgulloso.

Otro, que lejos de su país se enteró de decisiones jurídicas relevantes, fue el primer ministro británico, Boris Johnson, quien aprovechó su estancia en la ONU para hablar en corto con otros líderes europeos a fin de sondear la posibilidad de llegar a un nuevo acuerdo in extremis del Brexit en la próxima reunión del Consejo Europeo del 17 al 18 de octubre.

El Tribunal Supremo de Reino Unido dictaminó que el cierre parcial de las actividades del Parlamento, desde el 10 de septiembre hasta el 14 de octubre próximos, medida orquestada desde Downing Street y avalada por la reina Isabel II, fue una “decisión ilegal, nula y sin efecto tomada por el ministro Johnson”.

El histórico fallo jurídico cayó como un balde de agua helada al premier británico que justo apresuraba el paso en la ONU para reunirse con su homólogo estadunidense.

A Johnson le piden ya la renuncia inmediata en Londres, todavía no vuelve a casa y en el patio político de la City crece una llamarada a favor de la dimisión; como a Trump, envuelto en un nuevo escándalo: esta vez nada tiene que ver con la supuesta intromisión rusa a favor de él en la pasada campaña presidencial, ni con prostitutas, ni con su relación de amistad con pederastas conocidos como Jeffrey Epstein.

Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes de EU, dio a conocer el inicio de un proceso de impeachment contra Trump envuelto en una nueva rocambolesca historia que esta vez lo relaciona con Ucrania, el uso de fondos públicos para presionar al país de Europa del Este para entregarle información privilegiada contra el ex vicepresidente Joe Biden y su hijo Hunter Biden. ¿Se logrará la dimisión de Trump?

Directora de Conexión Hispanoamérica, economista experta en periodismo económico y escritora de temas internacionales

Comparte con tus amigos










Submit