Educación ¿ruptura o continuidad?

Educación ¿ruptura o continuidad?

Comparte con tus amigos










Submit

 

Hasta ahora las cosas en educación siguen igual y así seguirán al menos hasta mediados del próximo año.

La ley así lo permite.

La suspensión de la aplicación del instrumento punitivo de evaluación no es nada novedoso, al menos en la entidad.

Lo mismo el que se reimpriman los libros de texto para ser usados por los alumnos el próximo año, mismos que han sido diseñados por la administración anterior, con el modelo educativo basado en competencias de aprendizaje.

Para formar sujetos competitivos a escala internacional.

Y por eso era indispensable la medición y estandarización de instrumentos de evaluación, el cual no respetaba las diferencias de formación y extracción social, entre los estudiantes.

Con lo anterior queda demostrado que la cancelación de la reforma educativa y la derogación de sus leyes reglamentarias a mediados del mes pasado todavía no han impactado positivamente en la educación.

Al contrario, se observa que por lo apresurado de su aprobación, la discusión y análisis parlamentario de dichos cambios no se ha dado como deberían.

La sociedad y el magisterio no están participando en dicha transformación del sistema educativo que se supone es de interés de todos, no sólo de especialistas.

Y como es de suponerse un sexenio no alcanza para hacer mucho.

Y más si los grupos de poder que han sido desplazados del mismo están pugnando por imponer sus ideas e intereses y por regresar a tener el control del sistema.

Y como en el pasado: lo viejo se niega a desaparecer y lo nuevo todavía no acaba de imponerse.

En educación, al menos, en los últimos seis meses nada ha cambiado. Al menos que lo del <<uniforme neutro>> en la CDMX, no sea una ocurrencia más y se quiera imponer al resto del país.

Por la experiencia de hace más de dos décadas y con la alternancia en el poder, a escala local, estatal y nacional, nuevamente se observa que será difícil que se transforme el sistema educativo actual.

Pareciera que sólo ha sido un cambio de personajes y de partidos, pero las cosas continúan igual o peor que antes.

 

 

Comparte con tus amigos










Submit