EE.UU. en crisis por un mal perdedor

EE.UU. en crisis por un mal perdedor

Comparte con tus amigos










Submit

Estados Unidos de Norteamérica que tantos golpes de Estado patrocinó en América Latina, en especial, estuvo a punto de tener el propio en lo que parecía una insurrección azuzada por su presidente Donald Trump en el Capitolio, para impedir que se certificara al presidente electo, Joe Biden, este miércoles, y que tuvo como cuatro muertos y 14 heridos en la capital del país, en donde la alcaldesa Muriel Bowser declaró toque de queda hasta la toma de protesta de Biden.

Este 6 de enero del 2021 quedará registrado en la historia de Estados Unidos con la amenaza de una crisis política que no pasó a mayores, pero que el resto de las repúblicas vecinas de Guatemala para abajo tuvieron en al menos tres décadas, de golpes de Estado patrocinados por la Agencia Central de Inteligencia (CIA).

Nunca antes se había dado algo así en el país de las barras y las estrellas, no tiene comparación en su historia local y apenas un atisbo similar al 23 de febrero de 1981 en España, cuando el teniente Antonio Tejero intentó asumir el poder, por la vía armada; esta intentona fue grabada por las cámaras de televisión que quedaron encendidas cuando los militares irrumpieron en el Palacio de las Cortes durante la votación para la investidura del candidato a la presidencia de gobierno, Leopoldo Calvo-Sotelo. El video se puede consultar en YouTube en una búsqueda con 23F, lo mismo que el asalto al Capitolio de este miércoles.

El talante personal del presidente Donald Trump y sus características políticas y el peligro que representaba para la democracia estadounidense fueron advertidas por los profesores de Harvard, Steven Levitski y Daniel Ziblatt, en el libro “Cómo mueren las democracias”, publicado en el año 2018. Desde la introducción plantean el problema:

“¿Está la democracia estadounidense en peligro? Es una pregunta que jamás pensamos que nos formularíamos. Llevamos colaborando quince años, reflexionando, escribiendo y hablando a nuestros alumnos acerca de los fallos de la democracia en otros tiempos y lugares, como la muy sombría Europa de la década de 1930 o la represiva Latinoamérica de la década de 1970. Hemos invertido años investigando las nuevas formas de autoritarismo que están emergiendo en el planeta. Para nosotros, estudiar cómo mueren las democracias ha sido una obsesión personal… Pero ahora nos encontramos poniendo el foco en nuestro propio país”.

En su análisis los autores señalan que las democracias pueden fracasar no ya en manos de generales, sino de líderes electos, de presidentes o primeros ministros que subvierten el proceso mismo que los condujo al poder.

La descalificación del proceso electoral que emprendió Donald Trump lo mostraba como un mal perdedor. Aunque sea el mismo procedimiento que lo condujo al poder hace cuatro años, y que sea el mismo desde hace más de 200 años que con sus leves cambios tiene el país.

Y en esta impugnación que sigue el todavía presidente de Estados Unidos se han visto cosas que no se han mostrado en cualquier parte de la historia del mundo. Como el que el Ejecutivo sea censurado por los medios de comunicación masiva, y recientemente, a raíz de los hechos en Washington, Mark Zuckerberg haya anunciado el bloqueo de las cuentas de Trump en Facebook e Instagram, por el riesgo que representan, dijo en un comunicado el creador de la red social. Por otro lado, Twitter constantemente bloqueaba los post del presidente.

Este bloqueo de comunicación de Trump en los medios obedeció primero al lenguaje soez, las acusaciones sin pruebas del fraude electoral y ahora por sus llamados a entorpecer la sesión parlamentaria para evitar la certificación del triunfo de Biden.

La crisis de la democracia en Estados Unidos tiene que ver mucho con el comportamiento de los malos perdedores, con los jugadores semileales al sistema político, aquellos que están de acuerdo con el procedimiento, pero en desacuerdo con los resultados si no los favorecen y entonces cuestionan todo el procedimiento.

Lo bueno es que en Estados Unidos hay solamente un tipo que es mal perdedor. En México hay muchísimos.

Comparte con tus amigos










Submit