Efervescencia electoral

Efervescencia electoral

Comparte con tus amigos










Submit

Para quienes les apasiona la cuestión política, los siguientes días serán de adrenalina, pues habrá nuevos arreglos, pactos y otras alianzas. Y también rompimiento de acuerdos. Pues “del plato a la boca, se cae la sopa”.

Para los ciudadanos que a diario salen a trabajar y que viven al día, les tiene sin cuidado quien gane o quien pierda. Y hasta les parece un acto ocioso que en mera pandemia haya quienes piensen en todo, menos en la población contagiada.

Uno que decía que no aspiraba a reelegirse, resulta que siempre sí: El todavía alcalde de Chilpancingo. Quien en medio de protestas y falta de gobernabilidad aún respira y por lo tanto: aspira.

En la alianza PRI-PRD, impensable a principios de los noventa, sus militantes desean retener la alcaldía capitalina. Uno de ellos, Alejandro Arcos Catalán, aunque el diputado local con licencia Servando Salgado Guzmán también anhela ser alcalde capitalino por la misma alianza.

Mario Moreno Arcos, ex alcalde capitalino y ex diputado federal, sería el candidato idóneo a la gubernatura por la alianza PRI-PRD, misma que se definirá oficialmente el 3 de enero próximo.

Al interior de Morena ya tienen los primeros resultados de la encuesta entre 18 precandidatos a gobernador, pero todo parece indicar que habrá acuerdo político, toda vez que PT y PES ya no van en esa alianza. Y el ex diputado federal y dos veces senador y ex alcalde porteño, Félix Salgado Macedonio, podría dar la sorpresa.

Aunque sería interesante saber con quiénes gobernará el candidato en caso de llegar a ganar. Eso daría una mayor certeza a los electores a la hora de emitir su sufragio.

Todo lo anterior es como una fotografía instantánea, meras suposiciones, lo cierto es que no hay nada para nadie. Porque el electorado decidirá el rumbo de la entidad el día de la jornada electoral. No antes. Los procesos democráticos son así.

Un ejemplo: apenas hace dos años la efervescencia electoral favorecía a AMLO y ahora el descontento popular por el mal manejo de la pandemia ha provocado el efecto contrario: un desaliento entre la población.

Y el INE le ha pedido al presidente ser prudente en sus declaraciones y en sus decisiones en torno al proceso electoral que se avecina, por lo que estar cerca del ahora presidente ya no es garantía de triunfo y hasta resulta contraproducente.

Comparte con tus amigos










Submit