El coronavirus y la doctrina del shock (Parte I)

El coronavirus y la doctrina del shock (Parte I)

Comparte con tus amigos










Submit

La periodista Naomi Klein, autora de libros como “No logo” y “Doctrina del shock”, revisa en esta entrevista con analistas las especulaciones en torno a la pandemia, el rol de Estados Unidos y cómo salir de la emergencia diaria para pensar más acá de la vida. Empecemos con lo básico: ¿qué es el capitalismo del desastre? ¿Cuál es su relación con la doctrina del shock? La forma en que defino el “capitalismo de desastre” es muy sencilla: describe la forma en que las industrias privadas surgen para beneficiarse directamente de las crisis a gran escala.

La especulación de los desastres y de la guerra no es un concepto nuevo, pero realmente se profundizó bajo la administración de Bush después del 11 de septiembre, cuando la administración declaró este tipo de crisis de seguridad interminable y simultáneamente la privatizó y la “externalizó”, esto incluyó el Estado de seguridad nacional y privatizado, así como la invasión y ocupación (privatizada) de Iraq y Afganistán.c

La doctrina del shock es la estrategia política de utilizar las crisis a gran escala para impulsar políticas que sistemáticamente profundizan la desigualdad, enriquecen a las élites y debilitan a todos los demás. En momentos de crisis, la gente tiende a centrarse en las emergencias diarias para sobrevivir a esa circunstancia, sea cual sea, y tiende a confiar demasiado en los que están en el poder. Quitemos un poco los ojos de la pelota en momentos de crisis.

¿De dónde viene esa estrategia política? ¿Cómo rastrea su historia en la política americana? La estrategia de la doctrina del shock fue una respuesta al programa del new deal por parte de Milton Friedman. Este economista neoliberal pensaba que todo había salido mal en EU bajo el new deal: como respuesta a la gran depresión y al dust bowl, un gobierno mucho más activo surgió en el país e hizo su misión al resolver directamente la crisis económica de la época creando empleo en el gobierno y ofreciendo ayuda directa.

Si usted fuese un economista de libre mercado, entendería que cuando los mercados fallan se presta a un cambio progresivo mucho más orgánico que el tipo de políticas desreguladoras que favorecen a las grandes corporaciones. Así que la doctrina del shock fue desarrollada como una forma de prevenir que las crisis den paso a momentos orgánicos en los que las políticas progresistas emergen. Las élites políticas y económicas entienden que los momentos de crisis son oportunidad para impulsar su lista de deseos de políticas impopulares que polarizan aún más la riqueza en este país y en todo el mundo.

En este momento tenemos múltiples crisis en curso, una pandemia, la falta de infraestructura para manejarla y el colapso del mercado de valores. ¿Puede esbozar cómo encaja cada uno de estos componentes en el esquema que esboza en la doctrina del shock? El shock es realmente el propio virus y ha sido manejado de una manera que maximiza la confusión y minimiza la protección. No creo que eso sea una conspiración, es solo la forma en la que el gobierno de EU y Trump han manejado —completamente mal— esta crisis. Trump, hasta ahora, ha tratado esto no como una crisis de salud pública, sino como una crisis de percepción y un problema potencial para su reelección…

Comparte con tus amigos










Submit