El coronavirus y la sucesión en la UAGro

El coronavirus y la sucesión en la UAGro

Comparte con tus amigos










Submit

A pesar de que se han incrementado el número de contagios y muertes por la enfermedad contagiosa del coronavirus (COVID- 19), en la Universidad Autónoma de Guerrero (UAGro) hay un grupo político que demanda la emisión de la convocatoria de elección de rector, lo que significaría que los universitarios tengan que desacatar las recomendaciones de la sana distancia y acudir a sus centros de trabajo, para escuchar a los candidatos en los próximos días y votar en marzo, es decir, todo en las próximas semanas.

Casi todos los días las cuentas oficiales de Facebook de los sindicatos académico y administrativo (STAUAG y STAISUAG), así como de la administración central de la Universidad, publican de una a dos esquelas por el fallecimiento de trabajadores o de familiares cercanos, se supone, porque es la principal causa de decesos en los últimos meses, a consecuencia del coronavirus.

En el último anuario estadístico de la máxima casa de estudios (2019- 2020) se da cuenta que la cantidad de gente mayor a los 50 años que labora es de mil 803, tanto docente como administrativos; del primer ámbito son mil 396 y del segundo 407. El rango de edad de los trabajadores universitarios que se encuentra dentro de los grupos vulnerables es muy alto, aun así, con el confinamiento la tasa de la mortalidad es muy alta.

Las instalaciones escolares fueron de las primeras en cerrarse luego de que se decretó la pandemia global por el coronavirus por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como medida preventiva para evitar las aglomeraciones de personas, por considerarse como una de las formas de rápido contagio del virus. Estas medidas, la de guardar distancia, el uso de cubrebocas, la desinfección de las manos con gel antibacterial, entre otras, se siguen sugiriendo, a pesar de que hay incrédulos que se nieguen a acatar las recomendaciones.

De hecho, el incremento de contagios que se reveló a partir de las fiestas navideñas y de fin de año ha hecho repuntar tanto el número de enfermos como de muertes, además del colapso de los hospitales, tanto privados como públicos por la saturación de enfermos. No obstante, a pesar de que continúa vigente el llamado a mantener la sana distancia y evitar las aglomeraciones, en la Universidad Autónoma de Guerrero hay un grupo político que está exigiendo que se emita la convocatoria de elección de rector.

Las grandes y muy necesarias preguntas sobre esta exigencia que se genera al respecto de la exigencia son: ¿Dónde harán campaña los candidatos? ¿Quiénes votarán? Y por último ¿Quién se hará responsable por la aglomeración de personas, estudiantes y trabajadores universitarios? La exigencia de que se convoque a elecciones de sucesión de rector es legalmente válida, pero materialmente peligrosa.

A diferencia de las elecciones constitucionales de gobernador, diputados federales y locales, así como de integrantes del Ayuntamiento, se desarrollará con protocolos sanitarios y se establecen en lugares abiertos, donde los aspirantes a cada uno de los cargos acudirán a donde estén los electores. Los comicios se llevarán a cabo el 6 de junio, cuando el plan de vacunación contra el COVID-19 esté entre la cuarta y quinta etapa que implica a las personas de 40 a 49 años y al resto de la población.

Y definitivamente no es lo mismo que llamar a la elección de rector de la UAGro, que de realizarse tendrían que ser en marzo cuando los universitarios emitan su voto, es decir, dentro de dos meses, en caso de que se emita la convocatoria. Pero antes de que voten, tiene que llamarse a la presencia de estudiantes y trabajadores a las instalaciones escolares para que escuchen a los aspirantes, es decir, suspender la sana distancia oficialmente para aglomerar a las personas en las escuelas.

De ahí que no es ocioso preguntarse ¿habrá quien abandone sus casas y la sana distancia por la elección de rector de la UAGro? ¿Quién los llamará a las escuelas?, pero sobre todo ¿Quién se hará responsables de los contagios que se generen?

El problema no es solo llamar a la sucesión de rector, sino todas las implicaciones que se tiene y lo que se mira es que aun cuando sea legítimamente válido sería una gravísima irresponsabilidad realizar un proceso electoral en marzo.

¿Quién será tan valiente para hacerse responsable de lo que se genere?

Comparte con tus amigos










Submit