El delirio del endeudamiento

El delirio del endeudamiento

Comparte con tus amigos










Submit

“Es más fácil engañar a la gente, que convencerla que ha sido engañada”. MARK TWAIN

 

He señalado en este espacio, que el crecimiento y el desarrollo económico no caen del cielo, que no se dan por decreto, que no existe una vía rápida para llegar a ellos, que tampoco se obtienen teniendo como base los recursos naturales, como lo trató de hacer JOLOPO utilizando el petróleo, asimismo, que el crecimiento y desarrollo no se logran financiándolos solo con recursos externos, con ahorros del exterior, como son los créditos, inversión extranjera, y menos con capital de cartera y golondrino; estoy de acuerdo con aquellos economistas que opinan que los recursos del exterior, solo son un complemento cuando son necesarios al ahorro interno, que este es el fundamental para este propósito. El ahorro interno de México, de utilizarse en inversiones productivas, sería suficiente para el crecimiento y desarrollo económico.

 

Para el crecimiento y desarrollo económico, es necesario contar con políticas económicas coherentes, integrales, que estén orientadas con decisión a ese fin; y no sea una mera simulación como lo hicieron los gobiernos PRIANISTAS.

 

La estrategia que se utilizó de endeudamiento para crecer y desarrollar, sin medir las consecuencias, fue contraproducente; se llegó a una situación que convirtió al país en ser exportador de capital, en ser financiador del desarrollo de los países ricos; se llegó al extremo de pedir créditos para pagar deudas vencidas, así como de intereses.

 

Los gobernantes PRIANISTAS se dieron cuenta de que la estrategia de seguir endeudando y endeudando y así sucesivamente, hasta llegar al “delirio del endeudamiento”, era equivocada, sin embargo, no cambiaron de estrategia, siguieron hasta llegar a la colosal deuda actual de más de once billones de pesos de deuda pública externa; esto sin tomar en cuenta la deuda externa privada, que juntas, nos dan la deuda externa total, que sería mayor a la suma indicada arriba. De estas deudas privadas externas, que algunas veces se convertían en deuda pública externa, así como las deudas privadas internas se convertían en deudas públicas internas como el FOBAPROA.

 

Comparte con tus amigos










Submit