El Ejército de Guatemala  frena con violencia la caravana migrante hondureña que venía a México

El Ejército de Guatemala frena con violencia la caravana migrante hondureña que venía a México

Comparte con tus amigos










Submit

Los más de nueve mil hondureños que forman parte de la caravana migrante buscan llegar a México para luego pasar a EU


Este domingo fuerzas de seguridad de Guatemala detuvieron y reprendieron violentamente a una caravana migrante compuesta por miles de hondureños, que pretenden llegar a México y posteriormente a Estados Unidos en busca del sueño americano.

Los migrantes fueron atacados a palos y con bombas lacrimógenas por miembros del Ejército de Guatemala cuando intentaron avanzar en una carretera al oeste del país, donde permanecen varados desde la noche de este sábado.

Los hondureños forman parte de una caravana migrante conformada por más de nueve mil compatriotas, según cálculos oficiales, que salió desde San Pedro Sula en distintas fases los pasados miércoles, jueves y viernes.

El Instituto Guatemalteco de Migración confirmó que “se reportan varias personas heridas”, incluido su personal, miembros del Ejército de Guatemala y migrantes hondureños, aunque sin más detalles por el momento.

El grupo que se encuentra varado está compuesto por alrededor de seis mil migrantes, mientras que los otros tres mil hondureños que conforman la caravana han logrado avanzar en algunos casos y en otros la multitud se ha ido diluyendo o ha emprendido el viaje de vuelta a su país.

La caravana se coló ilegalmente entre la noche del viernes y el sábado por el puesto fronterizo El Florido, en el departamento de Chiquimula, 200 kilómetros al oeste de la Ciudad de Guatemala.

Sin embargo, las fuerzas de seguridad impusieron al final del sábado una barrera policíaca unos 20 kilómetros después de la frontera de El Florido, siempre en Chiquimula, por lo que los migrantes se encuentran varados sin poder avanzar.

Al filo de las 7:00 horas, los miles de hondureños intentaron romper la barrera policíaca, pero fueron reprimidos violentamente por aproximadamente un minuto por el Ejército de Guatemala y la Policía Nacional Civil, obligándolos a retroceder.

El director del Instituto Guatemalteco de Migración, Guillermo Díaz, le había informado el sábado por la tarde a una parte de la caravana que “no pueden pasar y no van a pasar”.

De acuerdo al director del Instituto Guatemalteco de Migración, se han colocado más de 20 puestos de control policiales en la carretera que conduciría a los migrantes desde su actual posición en el oeste de Guatemala hasta la frontera con México, en el este del país.

Las autoridades habían advertido que no dejarán ingresar al país a los migrantes si no cumplían con los requisitos establecidos al respecto, especialmente una prueba negativa del Covid-19. (Redacción)

Comparte con tus amigos










Submit