El endeudamiento externo excesivo

El endeudamiento externo excesivo

Comparte con tus amigos










Submit

No obstante las lecciones que nos han dado los programas como la “Alianza para el Progreso” y otros de apoyo internacional, los políticos tradicionales del PRIAN no las aprendieron, una de dichas lecciones, señalan los economistas, consiste en que “el éxito depende más de los esfuerzos locales (del ahorro interno principalmente), así como de las fortalezas de las políticas económicas nacionales relativas al crecimiento y desarrollo económico, que del componente externo (del ahorro externo, divisas acumuladas y por obtener, como de créditos), y los tratados, cartas y otras expresiones internacionales de buenas intenciones y de buena voluntad”. Otra lección que no aprendieron es que “la política de desarrollo no podía hacerse por la vía corta y rápida, aun cuando esta pudiera existir”, y agregan, ni por la vía exclusiva de la importación de capitales del exterior, que en ningún caso es gratuito (o sea, que se tiene que pagar a como dé lugar).

 

En efecto, la deuda pública externa de México “en 1960 esta era de poca monta, 827 millones de dólares, no significaba una severa carga para la economía, ya que representaba un bajo porcentaje del Producto Nacional Bruto (PNB)”. “Pero a partir de 1973, el ritmo de endeudamiento externo se intensificó y lo fue en forma mucho más acelerada después de 1976”.

 

El endeudamiento acelerado de México se inició a partir de 1973. Antes de esta fecha la deuda pública externa solo llegaba a 853 millones de dólares; pero esta cantidad se multiplicó en 22 veces en las tres décadas transcurridas de 1970 a 2000.

 

Entre 1973 y 1980, el endeudamiento público externo de México aumentó de 5.6 miles de millones de dólares a 33.9 miles de millones de dólares, o sea en 6.1 veces. Los pagos de intereses se elevaron de 346 millones de dólares a 3880 millones de dólares. En 1980, la deuda pública externa mexicana registró 6.1 veces la de 1973, con un monto de 33.9 miles de millones de dólares y, llegando tal deuda a 57.4 miles de millones. Hasta ese entonces, aún la deuda era manejable, pero después pasamos al endeudamiento excesivo.

 

En la próxima colaboración, examinaremos las causas del excesivo endeudamiento, en particular, en el presente milenio, de cómo se contrajeron estas deudas, de cuáles son sus características, a qué nos condujo dicho endeudamiento, entre otros. Por lo pronto podemos adelantar que, en el siglo pasado, los créditos en su mayoría se obtenían de las instituciones oficiales Banco Mundial (BM), Fondo Monetario Interna­cional (FMI), etcétera.

 

Comparte con tus amigos










Submit