El INE: ¿un orgullo?

El INE: ¿un orgullo?

Comparte con tus amigos










Submit

La oposición está orgullosa del Instituto Nacional Electoral (INE) porque cumplió con su “Meta 21”; solo que lo hizo a medias, ya que deseaba obtener la mayoría simple en la Cámara de Diputados para manejar el presupuesto de acuerdo con sus intereses, pero no se logró tal objetivo, aunque sí obtuvo una cantidad de diputados que ya no se le permitió a Morena tener la mayoría calificada en tal cámara, es decir, ya no cuenta con las dos terceras partes de los 500 diputados. Pero eso ¿es motivo de orgullo?

No está por demás hacer algunos señalamiento a esta institución que más bien son elementos que nos plantean la necesidad de hacer cambios o transformarla en su totalidad, empezando por relevar al consejero presidente y a otros de los consejeros que ya es justo darles las gracias por sus muy “buenos” servicios, que en opinión de millones de mexicanos no fueron nada aceptables.

1º.- Es una institución que no ha cumplido con lo que marca la ley electoral ni con su espíritu, y menos con sus objetivos en función de lo que es una auténtica democracia. Ha aplicado la ley “a modo”.

2º.- Desde siempre ha sido parcial, sus consejeros favorecen a quienes están atrás de ellos y, por lo mismo, cometen una falta penal, les permiten la guerra sucia, compra de votos, la intervención de autoridades en los procesos electorales y muchas faltas, que nos harían larga la lista en este orden. Se les han hecho señalamientos de corruptos.

3º.- Es una institución costosa, ha hecho de la supuesta democracia, o, mejor dicho, lo que entiende por esta la derecha, una de las democracias más caras del mundo; sus consejeros tienen sueldos más elevados que cualquiera de los funcionarios del mundo rico o desarrollado.

4º.- Es una institución que está manejada por las cúpulas burocráticas de los partidos políticos. Los consejeros son nombrados por estos. No es una institución autónoma, independiente.

5º.- El INE no cuenta con la confianza de la ciudadanía, ni de los que se han beneficiado de ella (por lo mismo), no tiene credibilidad, se ha prestado a grandes fraudes electorales. Por todas estas razones, esta institución se debe reformar, que esté administrada por personas honestas, que tengan escrúpulos, que no sean cínicos, conozcan la vergüenza.

Comparte con tus amigos










Submit