El informe de AMLO

El informe de AMLO

Comparte con tus amigos










Submit

El presidente Andrés Manuel López Obrador presentó su Segundo Informe de Gobierno y en esta ocasión no hubo ninguna polémica sobre el número, como el año pasado cuando presentó el primero pero titulado como “Tercer Informe” que despertó un debate distractor. Ahora la distracción es la iniciativa de enjuiciar a los expresidentes y mientras eso ocurre, que de suceder va a requerir recursos económicos y humanos, porque las consultas se organizan con dinero y con personas, hay otras cosas que afectan a todos, aun a aquellos que comulgan con el presidente y quienes no simpatizan con él.

 

Las cortinas de humo del presidente López Obrador son efectivas porque el número de afectados por sus decisiones se va acrecentando, sin embargo, las quejas no se pueden expresar porque un número indeterminado de seguidores cae de inmediato contra quienes osen criticar al Ejecutivo, se acabaron los tiempos aquellos en que el grito de “Muera el mal gobierno”, despertaba la mayor parte de las simpatías.

 

Las principales banderas del presidente, la austeridad, la corrupción y el combate a la pobreza tienen sus pros y sus contras. Entre los pros están las buenas intenciones que las impulsan, entre los contras, las graves consecuencias que tienen esas acciones de políticas públicas.

 

En aras de la austeridad se despidió a un amplio número de trabajadores del Gobierno federal, la mayoría de ellos mandos medios especializados en temas específicos. Se desmantelaron dependencias y el intento más absurdo que se quiso llevar a cabo fue la reducción de equipos de cómputo en dos dependencias federales, es decir, que los trabajadores tendrían que compartir la computadora del trabajo y si querían tener una para ellos solos tendrían que comprarla.

 

En la idea de la austeridad se desmanteló el sistema de salud y la compra de medicamentos, cuyos principales afectados por el desabasto fueron los niños enfermos con cáncer y quienes pidieron respuesta y atención, y lo único que obtuvieron de atención fue un polémico e insensible tuit de la esposa del presidente Beatriz Gutiérrez Mueller.

 

En el combate a la pobreza se ha requerido dinero y en este interés de conseguirlo la más afectada ha sido la clase media, por lo cual ha disminuido sus ingresos. Ahí han tenido efecto los despidos del personal del Gobierno federal, pero también la prohibición de las condonaciones al pago de impuesto, como el del sobre la renta (ISR) que permitía a los trabajadores asalariados que se les eximiera de una parte del pago del gravamen, en este caso los afectados se han negado a responsabilizar en sus protestas al gobierno de López Obrador de esa decisión.

 

Hay otro par de iniciativas que se han hecho públicas, la de que el Gobierno federal administre los fondos para el retiro de todos los trabajadores y desaparecer a las empresas que lo administran. Esto literalmente sería una expropiación de los recursos privados de los asalariados, los cuales están destinados para ejercerlos como pensión.

 

Otra idea que se está promoviendo es incrementar el impuesto a los alimentos chatarra, con el fin de que disminuya su consumo, esto aparentemente es bueno, nada más que en las colonias ricas de cualquier ciudad es difícil encontrar tienditas en las esquinas, que es generalmente donde se expenden estos productos.

 

Estas políticas que se están aplicando desde el Gobierno federal que tienen la buena intención de cambiar las cosas, tienen sus daños colaterales y sus resultados no son aquellos problemas que buscaron resolver.

 

Mientras estas iniciativas avanzan y cuyos efectos nocivos estamos conociendo, la iniciativa de enjuiciar a los presidentes también avanza y cuyos beneficios no conoceremos, pero como dicen por ahí, no ganaremos pero cómo nos divertimos.

 

Comparte con tus amigos










Submit