El miedo del TEPJF

El miedo del TEPJF

Comparte con tus amigos










Submit

El TEPJF calla a AMLO, pero le tiene miedo. Le exige ceñirse al artículo 134 constitucional “respetando el principio de neutralidad y de la no intervención de servidores públicos en el proceso electoral”. Por mayoría de los siete magistrados, el TEPJF resolvió que la medida prohibitiva contra el presidente de la República será extensiva para gobernadores, presidentes municipales y cualquier funcionario público para que se abstengan de emitir opiniones en contra de cualquier partido político o candidatos durante el proceso electoral federal de 2021.

Empero, los magistrados del TEPJF no tuvieron el valor de prohibir el soliloquio de Palacio Nacional, desde el cual AMLO se dedica a enlodar a sus adversarios políticos a los que no baja de “conservadores fifís”, ni tampoco tuvieron las cosas de varón para prohibir que el presidente deje de estar en campaña electoral apoyando a su partido por toda la República, tiempo que aprovecha también para dividir y enfrentar a los mexicanos. ¡Vaya tibieza del máximo tribunal en materia de justicia electoral! No cabe duda, le tienen pavor a AMLO. Ahora está por verse si AMLO obedece al TEPJF para no seguir violando los artículos 134 y 41 constitucional que le marcan muy terminantemente que “el presidente de la República tiene límites”, pues su investidura lo obliga a actuar con prudencia y ética política no solo en cuestiones electorales sino en todas aquellas en las que se ponga en riesgo la unidad nacional.

Y a regañadientes, finalmente AMLO felicitó al presidente electo norteamericano demócrata Joe Biden, a quien le recuerda el principio de respeto y neutralidad en asuntos soberanos de otras naciones. En una carta, AMLO deja entrever que las relaciones diplomáticas por los próximos cuatro años con el vecino del norte serán ¡heladas! La mayoría de analistas y observadores políticos coindicen en que más valía que AMLO no hubiese felicitado a Biden, pues resulta que los enemigos principales de Estados Unidos como son China y Rusia, han resultado más políticos y ortodoxos haciendo votos porque la cooperación bilateral con Estados Unidos sea fructífera y respetuosa.

Lo curioso es que justamente cuando el Colegio Electoral Norteamericano declaraba a Joe Biden ganador de las elecciones presidenciales del 3 de noviembre, la embajadora de México en Washington, doña Martha Bárcena, una diplomática de carrera intachable y exitosa, le aventó la renuncia a AMLO bajo el argumento de que llegó el tiempo de su jubilación. Quienes tienen línea directa entre Washington y Palacio Nacional hablan que la señora Bárcena recomendó a AMLO felicitar lo antes posible al señor Biden, quien telefónicamente buscó hablar con el presidente mexicano, pero este no le quiso contestar el teléfono. Ahí fue donde la puerca torció el rabo y ahora, AMLO tendrá que improvisar algún politicastro como diplomático en Washington, lo cual augura malos tiempos en las relaciones bilaterales México-Estados Unidos, pues el mandatario mexicano sigue teniendo su corazoncito con el “presidente legítimo” de Estados Unidos, Donald Trump. ¿No se le habrá ocurrido a AMLO recomendarle al güero loco que se declare “presidente legítimo” de los yunaites después del “fraude electoral” del que asegura fue víctima?

Comparte con tus amigos










Submit