El negocio de los vivos: días de los muertos

El negocio de los vivos: días de los muertos

Comparte con tus amigos










Submit

ES INDUDABLE QUE LOS CIMIENTOS DE NUESTRA CIVILIZACIÓN TUVIERON SU ORIGEN EN LA ÉPOCA EN QUE VIVIÓ EL HOMBRE DE NEANDERTAL, cuyo fósil encontrado en Alemania en mil ochocientos cincuenta y seis, ocupa el antepenúltimo lugar en la evolución orgánica del hombre. Los hombres de Neandertal fueron más inteligentes que cualquiera de sus antecesores pitecántropos o sinántropos. Ellos mejoraron las armas, los utensilios de piedra, empezaron a vivir en cuevas y hasta es posible que ya se entendieran con un leguaje primitivo basado en gestos, mímica, gruñidos silábicos y lo más sobresaliente de todo es que, establecieron el punto de partida de las ideas religiosas. Fueron los primeros seres humanos que enterraron a sus muertos. Además, según el cuidado que pusieron en sus entierros, creían en el alma y en su inmortalidad.

A MÁS DE OCHENTA MIL AÑOS DE DISTANCIA, EL HOMBRE HISTÓRICO, EL HOMBRE CONTEMPORÁNEO, TODAVÍA CREE DE SUS MUERTOS —dependiendo de su grado de cultura y, de su acendrada religiosidad—, lo mismo que los de Neandertal, con algunas variantes. Las tales variantes, como sabemos, fueron impuestas por las relativamente nuevas religiones, especialmente las surgidas unos cuatrocientos años después de Jesucristo, desde cuando se unieron la pagana con la cristiana. La idea que tienen del alma en la actualidad es la misma que tenían los paganos.

ESO DE QUE TENDRÁN QUE RESUCITAR LOS MUERTOS PARA SER JUZGADOS ‘CUANDO EL MUNDO SE ACABE’, ‘EL DÍA DEL JUICIO’, ETC., va muy bien con la cosa de las ceremonias religiosas para sacar ‘las almas del purgatorio o del infierno’ para llevarlas al cielo; a pesar de que, como se sabe, ninguno de los ‘santos’ anteriores a la época de Jesucristo, tenía la más remota idea de que existiesen otras penas que no fueran las de este mundo. Moisés, por ejemplo, el santo autor de la parte principal de las Sagradas Escrituras, no nos dice una palabra, ni de infierno, ni de alma, ni de resurrección, ni de vida futura, quizá porque no fue partidario de que hay más vida y más castigo que los de este mundo. Ahora, en una rigurosa proporción, ya son muy pocas las personas preocupadas en llevar las almas de sus deudos al cielo o, a un lugar distinto de donde se ha quedado el cuerpo. Los actuales ritos, en donde los actores principales son los muertos, no son más que negocios.

EL DÍA DE LOS MUERTOS TIENE, DESDE HACE YA MUCHO TIEMPO, UNA SIGNIFICACIÓN NETA Y EXCLUSIVAMENTE COMERCIAL, ES OTRO DE LOS DÍAS feriados para el gran negocio. Los vivos aprovechan muy bien el día de los muertos. Si a alguien le preocupa el eterno descanso de cualquier alma, debe pagar una misa, será algo así como un crédito a su favor, un abono que tiene que contabilizarse. Casi al parejo de esa preocupación, viene la otra, la de comprar flores y velas que en el nombre de Dios y de las santísimas almas, se venden, como no queriendo la cosa, a precios más elevados. El negocio con y por los pobres muertitos incluye el panteón de lo que hay varias categorías, según el dinero que tengan los deudos. Quién sabe si eso les ayude a seguir siendo felices.

SE RINDE CULTO A LOS MUERTOS COMO UNA POSE QUE DA PRESTIGIO SOCIAL, PARA CUBRIR APARIENCIAS, PORQUE MIENTRAS MÁS FLORES, más vistosas y gigantescas coronas, más grande es la soberbia, la hipocresía, el arrepentimiento, el acto de contrición, la penitencia, el dolor, el remordimiento, la compunción, la melancolía y, por supuesto, la nota social. No olvidemos el suntuoso monumento funerario, con la cripta más acomodada.

CON LA VENIA DE MIS AMABLES LECTORES, PROVECHO ESTA OPORTUNIDAD PARA REFERIRME A DOS ACONTECIMIENTOS IMPORTANTES para quien esto escribe, sin pretender involucrar esta opinión con los detalles a los que he hecho referencia al principio. Primero, el reciente fallecimiento de mi esposa, la señora Ramona Pérez Cabañas tras agobiante pérdida gradual de sus signos vitales, a los 79 años de edad y, un aniversario más del natalicio —este dos de noviembre— de mi madre, Alicia Peñaloza Varo que cumpliría los 100 años de vida. Gracias. FIN.

Comparte con tus amigos










Submit