El negocio que se tambalea

El negocio que se tambalea

Comparte con tus amigos










Submit

La voracidad de los líderes sindicales del SUSPEG al interior del Ayuntamiento de Acapulco, no solamente está violando la ley al llevar a la base trabajadora a un paro laboral que no tiene sustento legal, sino que están viendo como su “mina de oro”, la cual se les puede caer debido a que el Gobierno municipal a través de una Comisión Mixta Escalafonaria busca otorgar las plazas a trabajadores que llevan años sin poder conseguir una base laboral, debido a que no tiene dinero para pagar a los líderes seccionales en turno por ese derecho laboral.

El secretario general del Sindicato Único de Servidores Públicos del Estado de Guerrero (SUSPEG), David Martínez Mastache, de manera desafortunada el pasado miércoles al salir de una reunión con la presidenta municipal Adela Román Ocampo y sus cuatro líderes seccionales en Acapulco, exhibieron una falta de compromiso con sus agremiados, porque solamente se limitó a decir que no podían revelar los acuerdos de la negoción, porque en el punto donde están atorados con el Gobierno municipal es en el otorgamiento de plazas de manera unilateral.

El incremento salarial del cuatro por ciento está autorizado, el retroactivo desde el primero de enero está otorgado, así como los quinquenios a quienes ya cuentan con este derecho. Pero es obvio que el principal negocio de los líderes sindicales no está en las prestaciones y las cuotas que les cobran a sus agremiados, sino en el otorgamiento de las plazas a quienes ellos quieren o mejor dicho a quienes tienen el dinero para pagar por este beneficio personal.

Actualmente existen en la administración pública municipal trabajadores con hasta 20 años de servicio pero no han sido beneficiados con una base del SUSPEG, porque no cuentan con el dinero que llegan a pedir los secretarios generales, algunos de los trabajadores aseguran que las bases las llegan a ofrecer en 100 mil pesos y el único requisito que piden a quien se les otorga es tener seis meses cumplidos en la administración pública.

Solo esperemos que esta voracidad de los líderes del SUSPEG en Acapulco y del secretario general en Guerrero no vaya a meter en un problema legal a los miles de trabajadores de base, porque está más que claro que su paro no tiene sustento y esto los puede llevar a descuentos salariales o hasta la recisión laboral. Tiempo al tiempo y esperemos que el Gobierno municipal logre ser el primer municipio donde se reglamente la entrega de plazas para quitarles el jugoso negocio a los líderes sindicales.

Comparte con tus amigos










Submit