El poder gringo

El poder gringo

Comparte con tus amigos










Submit

¿Entre los republicanos o demócratas cuáles son los más amigos o enemigos de México? ¿El lunático y deschavetado Donald Trump fue realmente amigo de AMLO y de México? Son intrigantes preguntas que me formulan mis tres lectores y radioescuchas, y con gusto doy respuesta. No, mire usted, los gringos no tienen amigos, los presidentes yankees solo defienden los intereses de las más poderosas compañías norteamericanas y a sus ciudadanos que estén en cualquier parte del mundo. Algunos inteligentes presidentes de Norteamérica han engañado a los mexicanos con muchos simbolismos y nos hacen creer que son “amigos” de México o de tal o cual tlatoani mexicano. Republicanos y demócratas están cortados por la misma tijera y si de amigos o enemigos se trata, veamos quiénes han sido nuestros peores enemigos:

En 1846, el demócrata James Knox Polk, el onceavo presidente norteamericano, nos declaró la guerra y el 2 de febrero de 1848 descuartizó a México, apoderándose de 2 millones 547 mil 242 km2 de nuestro territorio original, el 62 % del mapa que entonces tenía la forma de un cuerno de la abundancia. Los gringos se apoderaron de la abundancia y nos dejaron el puro cuerno. En 1914, el también demócrata Thomas Woodrow Wilson invadió a México hasta en dos ocasiones tomando en ese año el puerto de Veracruz para impedir que los submarinos alemanes descargaran armas para atrincherar al usurpador Victoriano Huerta y en 1917 invadió Chihuahua para buscar hasta por debajo de las piedras al llamado bandolero divino, Pancho Villa, pero le hicieron lo que el aire a Juárez y tuvieron que salir los norteamericanos a reforzar a sus aliados europeos que estaban a punto de perder la Primera Guerra Mundial.

En 1938, el también demócrata Franklin D. Roosevelt apoyó perversamente la expropiación petrolera que llevó a cabo el general Lázaro Cárdenas del Río a sabiendas de que, corriendo de México a las compañías petroleras inglesas, tarde o temprano, los norteamericanos serían dueños del petróleo mexicano y ello ocurrió en el sexenio peñista. Incluso, el demócrata Delano Roosevelt, que padecía poliomielitis y del cual figuran solamente dos fotografías que lo exhiben con aparatos ortopédicos en ambas piernas, advirtió a Napoleón III que, si no retiraba a su ejército de México, Estados Unidos invadiría Francia. El resto de la historia ya se conoce. Los republicanos no han invadido a México militarmente, pero en la nación azteca, sentarían sus reales los grandes capitales norteamericanos hasta terminar en 1994 con el Tratado de Libre Comercio entre México, Estados Unidos y Canadá, firmado por el republicano George Bush padre y Carlos Salinas de Gortari, un tratado que fue tan desigual como haber metido en un gallinero, hambrientos coyotes.

Comparte con tus amigos










Submit