El Presidente comunista

El Presidente comunista

Comparte con tus amigos










Submit

AMN.- ¿México tiene a un Presidente de la República comunista? ¿Pero a todo esto que es el comunismo? De acuerdo con los grandes teóricos, se entiende por comunismo a un sistema social, así como también un modo de organización socioeconómica, caracterizado por la propiedad en común de los medios de producción, la ausencia de propiedad privada y la inexistencia de clases sociales y de un Estado. ¡El bien común!

En el siglo pasado, China, la desaparecida Unión Soviética y otras naciones orientales abrazarían el comunismo, que dicho sea de paso produjo ejércitos y más ejércitos de miseria y unos cuantos súper ricos.

Contra el comunismo, Estados Unidos enfocaría todas sus baterías en la llamada guerra fría, que no fue otra cosa que un conflicto de orden económico, ideológico, político y militar entre Estados Unidos y la URS. El comunismo se convirtió en veneno puro contra el imperio capitalista del mal y Estados Unidos lo combatió a rabiar. Ganó el capitalismo.

Por ello, ha llamado poderosamente la atención en México la nota principal del periódico EL UNIVERSAL, publicada el miércoles 6 de marzo en la que se rebela que el hoy presidente de México, Andrés Manuel López Obrador perteneció al partido comunista mexicano e intentó, como dirigente del PRI en Tabasco hacer del tricolor un Partido más progresista y su estilo político era el de dividir y traicionar a los dirigentes comunistas y a las organizaciones de activistas de esas corrientes ideológicas.

Al ser desclasificados por decreto presidencial de AMLO “documentos secretos” que durante 40 años habían permanecido en calidad de reservados, la desaparecida Dirección Federal de Seguridad encabezada por Miguel Nazar Haro, se detallan paso a paso las actividades políticas de López Obrador a partir de 1980, aunque se presume que desde 1976 ya militaba en el Partido Comunista y comulgaba con las filas del socialismo.

En su mañanero soliloquio, el señor López Obrador, como era de esperarse, negó que haya pertenecido al Partido Comunista, aunque acepta que solamente apoyaba a luchadores sociales.

¿Qué nos dice semejante revelación periodística?

En primer lugar, que AMLO no sería presidente de México en tiempos de Joseph McCarthy, quien presidió el Comité Senatorial encargado de aniquilar al comunismo y socialismo en el Siglo XX.

En segundo lugar, nos revela que el estilo de AMLO es dividir, como lo hizo con aquellas legendarias organizaciones comunistas y socialistas y como hoy, lo sigue haciendo, ya como Presidente de México en cada plaza donde realiza sus mítines.

Y, en tercer lugar, se revela también que el señor López Obrador es un hombre proclive a la traición, lo cual es extraordinariamente peligroso para la salud de la República.

En esa infame tónica de dividir a los mexicanos, el último gobernador sometido por AMLO y sus huestes morenistas, sería el gobernador de Colima, José Ignacio Peralta, sometido al escarnio el pasado 5 de marzo cuando fue objeto del detestable abucheo y rechiflas, a cargo de los morenistas, adictos a AMLO, que actúan bajo un estricto manual, publicado, primero por el PRI nacional y luego por el periódico REFORMA, a la que llama la prensa fifí.

AMLO no sabe nada de ese manual, tampoco el alto mando de Morena que preside la poblana Yeidckol Polevnsky, pero ha prometido investigar el caso que ha llevado al ridículo a 15 gobernadores, principalmente panistas y priistas. Lo único que se sabe es que el Presidente de la República tolera ese tipo de actitudes divisionistas y de confrontación política.

Ante la cultura histórica y divisionista del Presidente de la República no queda otro camino que preguntar: ¿Quién abuchea al señor gobernador? ¡Fuente ovejuna señor! Asunto de grueso calibre que no presagia buena salud para la República. (info@agenciamn.com)

Comparte con tus amigos










Submit