El proyecto de la derecha “opositora”

El proyecto de la derecha “opositora”

Comparte con tus amigos










Submit

En colaboraciones anteriores había dicho que no tenía proyecto, estaba equivocado. Con la pandemia de COVID-19, la “oposición”, la derecha o la reacción, nos da claridad de cuál es su proyecto político y económico para el país. El primer paso que quiere dar la “oposición” es que se desate un caos económico de llevar al país a una debacle, a la ingobernabilidad, que el país se convulsione y así derrocar a AMLO de la Presidencia de la República. Ese es su fin (a río revuelto, ganancia de pescadores). Quieren repetir el golpe de Estado que se le propinó a Salvador Allende en Chile en 1973, aunque, cabe advertirlo, México no es igual a Chile ni lo fue antaño ni lo es hoy; enseguida, instaurar un régimen derechista (dictadura fascista), que sería peor que la que tuvimos durante un siglo, la llamada “dictadura perfecta”, peor que el autoritarismo presidencial con su partido de Estado (PRI), peor que los últimos tres sexenios de partidocracia, así, más de lo mismo, pero con una dictadura fascista.

Aquí jugarían un papel muy importante los medios de comunicación y sus voceros al ser ellos los que forman la “opinión pública”; le darían a la dictadura un ropaje de democracia representativa tal y como lo hicieron en las últimas décadas con el régimen corrupto. Este es el proyecto de país que tiene la derecha opositora; esto, respecto a lo político.

En lo económico, que siga aumentando la desigualdad, la concentración de la riqueza en unas cuantas manos, que el mercado sea el que dirija la economía siempre y cuando esté controlado por los “caballeros del dinero”; que se dé un matrimonio entre lo económico y lo político, etc.

La “oposición” no quiere, por ningún motivo, que se consolide AMLO y su proyecto porque piensa que eso significa su muerte política y, para muchos de ellos, hasta la pérdida de su poder económico. La verdad es que no quieren perder una serie de privilegios que tienen desde toda la vida, que el Estado mexicano deje de servir a sus intereses mezquinos, facciosos y mafiosos, que el presupuesto nacional deje de ser una fuente de riquezas para los de arriba.

Dichos privilegios se los han heredado de generaciones en generaciones; para muestra, un botón: ¿acaso no es cierto de que las plurinominales no son en su mayoría para los hijos de las cúpulas de los partidos políticos? ¿No es esto un régimen oligárquico?

La derecha está tratando de convencer a la ciudadanía de que AMLO quiere construir un régimen de izquierda tipo Cuba o venezolano, que sigue siendo un peligro para México (será para ellos, los corruptos), afirmaciones que son falsas. Lo que sí podemos afirmar es que AMLO trata de terminar con este régimen de privilegios, oligárquico, de corrupción; de disminuir las aberrantes e insultantes desigualdades; de profundizar en la democracia, que sea más auténtica y no solo de élites, que se dé un crecimiento sostenido pero compartido, es decir, con desarrollo económico; de construir un real Estado de derecho y democrático, una nueva moral empresarial, etc.

P. D.: millones especulamos que, de estar en el poder los PRIANISTAS, sobre el ofrecimiento que hacen el FMI y el BM al gobierno mexicano de un crédito de 20 mil millones de dólares para la contingencia, seguramente habrían contestado que les sería insuficiente.

Comparte con tus amigos










Submit