El verde… es muerte

El verde… es muerte

Comparte con tus amigos










Submit

A VER, A VER… De un plumazo, la Secretaría de Salud actualizó el semáforo epidemiológico, a fin de pintar de verde a 19 estados de la República sin importar que las muertes y niveles de contagio por COVID-19 siguen al alza.

Desde luego en la población nacional el cansancio ha llegado a límite de lo soportable por el confinamiento, desempleo y pobreza extrema.

Todos ya quisiéramos que las actividades se normalizaran.

No obstante, a pesar de nuestra legítima desesperación también observamos que todavía no existen las condiciones para estar a salvo del contagio del COVID-19. La salud y la vida es lo primero.

El director general de Promoción de la Salud, Ricardo Cortés Alcalá, dijo que hasta el pasado jueves 3 de junio se habían aplicado la doble dosis del biológico, solo a 13 millones 801 mil 863 de un universo de más de cien millones de mexicanos. ¡Imagínense!

En tanto que apenas 33 millones 779 mil 982 han recibido solo una dosis, pese a que el gobierno ha recibido 42 millones 347 mil vacunas, ¿por qué guardarlas?

O sea, la inmunización de la población total está lejana. Aunque, López-Gatell mencionó que al lograrse la inmunidad en un 70 por ciento de la gente, ya se podría cambiar el semáforo a verde. Solo hasta entonces.

Perooooo el Rey de Palacio que maneja las cosas al aventón o por capricho, ordenó que pasaran a semáforo verde las siguientes entidades: Durango, Coahuila Jalisco, Nayarit, Zacatecas, Aguascalientes, San Luis Potosí, Querétaro, Guanajuato, Oaxaca, Guerrero, Hidalgo, Morelos, Tlaxcala, Chiapas, Michoacán, Estado de México, Puebla y la Ciudad de México.

En este último caso, nuestra capital que lleva la medalla de oro por contagios y fallecidos no solo anunció el semáforo verde, sino también el regreso a clases presenciales por unos cuantos días, pues a fines de junio empiezan las vacaciones oficiales hasta agosto. ¡Imagínense!

Si todavía falta la mayor parte de mexicanos por inmunizarse, entonces ¿para qué arriesgar a los alumnos a un contagio masivo y muerte segura?

La jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, al parecer consciente de las decisiones absurdas del Rey de Palacio, balbuceó: “No bajemos la guardia; sigamos cuidándonos”.

Si bien todos sabemos que “el verde es vida”, refiriéndonos a la naturaleza, pero en este caso “el verde… es muerte” y el responsable es YSQ. En fin…

MIENTRAS TANTO…

El inquilino de la Casa Blanca, Joe Biden, sin despeinarse por las bravatas de Andrés Manuel López Obrador, le mandó un petardo a Palacio Nacional.

Washington, que quede claro, apoyará a las organizaciones de la sociedad civil como “Mexicanos Contra la Corrupción”, cuya cabeza visible, Claudio X. González, ha denunciado a funcionarios corruptos desde el gobierno peñista.

Si López Obrador creyó que podría asustar al presidente estadounidense, se equivocó rotundamente.

A los comentarios de “golpista” y de recibir la sociedad civil “maíz con gorgojo” de la embajada americana, Joe Biden respondió que los apoyos económicos de su gobierno a las agrupaciones y a periodistas son parte “fundamental de la seguridad nacional de Estados Unidos”.

Con ese mensaje, también va implícita la advertencia de no atacar a las ONGS y sus dirigentes que denuncian la corrupción del gobierno de la 4T.

Biden firmó un memorando de seguridad nacional contra la corrupción, que dice “… esta ataca la fundación de las instituciones democráticas, conduce e intensifica el extremismo y facilita a los regímenes autoritarios a eliminar la gobernanza democrática”.

Ya sin la protección impune de su amigo Trump, Andrés Manuel tendrá que comportarse como estadista y acatar “la gobernanza”, toda vez que sus primeros garrotazos contra los intereses de los gringos, ha provocado el despertar del “tigre” que viene con todo.

Quién iba a imaginarse que la bandera contra la corrupción que le trajo grandes dividendos al macuspano para empoderarse como gran emperador o rey, ahora le está dando una sopa de su propio chocolate.

El canciller Marcelo Ebrard seguramente se quedó con los ojos cuadrados cuando escuchó el mensaje contra la corrupción en México del secretario de Estado, Antony Blinken, este 2 de junio en Costa Rica.

Aunque aquí “el falso mesías”, según la revista The Economist, dice “se acabó la corrupción”, lo cierto es que en el extranjero siguen con lupa la cadena de corruptelas y los nuevos millonarios que nacen de un día a otro.

Entonces la visita a México de la vicepresidenta Kamala Harris no será un día de campo, pues seguramente le leerá toda la cartilla al Rey de Palacio. ¡Ay, nanita!

unomasmega@gmail.com

Comparte con tus amigos










Submit