Electrolitos no contribuyen tanto como pensaban para los deportistas

Electrolitos no contribuyen tanto como pensaban para los deportistas

Comparte con tus amigos










Submit

Dr. Lipman autor principal del estudio, menciona que la conclusión de su estudio es escuchar al cuerpo, sin importar qué deporte practiques, particularmente prestar atención al calor


México.- Para los atletas y otros corredores de resistencia: no es posible confiar en las bebidas y suplementos deportivos con electrolitos para mantener los niveles de sal escenciales en equilibrio y prevenir enfermedades durante y después de estas agotadoras carreras, según un nuevo estudio.

Investigaciones de la Universidad de Standford han evaluado a 266 atletas que participaron en RacingThePlanet, un nuevo deportivo extremo que implicó correr 250kms durante siete días a través de terreno accidentado en diferentes desiertos de todo el mundo.

El Dr. Grant Limpman, es el autor principal del estudio, en el que mencionó los hallazgos aplicables a otros deportes.

El estudio, publicado el martes pasado en Clinical Journal of Sports Medicine, que se centró en la hipernatremia, que ocurre cuando los niveles de sodio son demasiado altos y es asosiada con la deshidratación y la hiponatremia asosiada con el ejercicicio, o EAH, que es causada por una caída en los niveles de sodio.

La hiponatremia asosiada con el ejercicio puede provocar alteraciones del estado mental, conculsiones, edema pulmonar e incluso la muerte.

Su estudio ha mostrado que el clima cálido aumentó las tasas de este tipo de enfermedades, aunque el uso de sodio no previno el EAH

“En el pasado, se les dijo a los atletas que se aseguraran de tomar suplementos de electrolitos y beber tanta agua como puedan”, dijo Lipman, profesor de medicina de emergencia en Stanford y director de Stanford Wilderness Medicine.

“En general, se pensó que eso evitaría cosas como calambres musculares, desequilibrios electrolíticos y mareos. Pero actualmente no hay evidencia que demuestre que esto sea cierto”.

Las 61 mujeres y 205 hombres en el estudio corrieron en una de las cinco carreras diferentes realizadas en 2017 y 2018 en Suramérica, Namibia y Mongolia. Noventa y ocho de los corredores compitieron en temperaturas más de 33 grados Celsius.

Los corredores tomaron tabletas de sal cada hora, al tanto que otros diluyeron electrolitos en una botella de agua, dijo Lipman.

“Existen múltiples métodos diferentes. Sin embargo, la mayoría de las estrategias de electrolitos terminan con una bebida que tiene una concentración de sodio más baja que la que se encuentra en el cuerpo. Es por eso que beber demasiadas soluciones de electrolitos puede provocar EAH”.

La recopilación de datos de los atletas al comienzo y al final de una carrera de 80 Km, realizada el quinto día de la competencia.

Previo a la carrera, los diferentes participantes informaron qué suplementos de electrolitos planeaban usar, con qué frecuencia planeaban tomarlos y cuál era su estrategia de consumo de alcohol, ya sea que planearan beber a intervalos regulares o simplemente cuando tenían sed. También informaron sobre sus programas de capacitación anteriores. Y se pesaron antes de la carrera.

En la línea de meta, antes de hidratarse o descansar, los investigadores los pesaron nuevamente y les preguntaron qué tan cerca seguían los planes para beber y tomar suplementos. También se considero una muestra de sangre para medir los niveles de sodio.

El análisis de los datos mostró que 41 de los atletas tenían desequilibrios de sodio al final de la carrera: se descubrió que 11 tenían EAH debido a muy poco sodio, y 30 estaban deshidratados, con demasiado sodio en la sangre.

Alrrededor del 88% de los desequilibrios de sodio registrados ocurrieron durante las carreras con mayor temperatura, dijeron los autores del estudio, que sugirieron que los niveles de calor e hidratación eran mejores predictores de desequilibrios de sodio que la forma o el tipo de suplementos de electrolitos tomados.

“Los suplementos de electrolitos se promueven para prevenir las náuseas y los calambres causados por los bajos niveles de sal, pero este es un falso paradigma”, dijo Lipman. “Nunca se ha demostrado que previenen enfermedades o incluso mejoran el rendimiento, y si se diluyen con demasiada agua, pueden ser peligrosas”.

Según los análisis adicionales de los datos también mostraron que los participantes con EAH tenían en promedio, programas de entrenamiento más cortos, pesaron más y tomaron de cinco a seis horas más para completar la carrera, mencionaron los autores.

Lipman menciona que la conclusión de su estudio es escuchar al cuerpo, sin importar qué deporte practiques, particularmente prestar atención al calor. Si bien el estudio se centró en las carreras de resistencia, dijo que se habían encontrado las mismas enfermedades en personas que participaban en deportes como; rugby, fútbol y remo.

“Bebe cuando tengas sed. No tengas un horario de tiempo o kilometraje”, dijo.
“Solo [beber] electrolitos no te protegerá de los niveles altos o bajos de sal, también necesitas comer alimentos salados”, agregó.

Comparte con tus amigos










Submit