Emociones extremas también pueden provocar asma, advierte Salud

Emociones extremas también pueden provocar asma, advierte Salud

Comparte con tus amigos










Submit

En el marco del Día Mundial del Asma, la Secretaría de Salud recordó que esta es una enfermedad crónica que se caracteriza por ataques recurrentes de disnea (dificultad para respirar) y sibilancias


México.- Inhalar ácaros del polvo, humo, además de mantenerse en ambientes fríos o incluso experimentar una emoción extrema, ya sea de enfado o miedo, son algunos factores de riesgo para desarrollar asma, señaló la Secretaría de Salud.

La dependencia federal indicó que hasta el momento se desconocen las causas de esta enfermedad, no obstante los factores de riesgo más importantes son los alérgenos en espacios cerrados como ácaros de polvo presentes en ropa de cama, alfombras, muebles tapizados, contaminación y caspa de animales domésticos.

Te puede interesar: Estudio: Influenza incrementa el riesgo de sufrir un infarto

También inhalar alérgenos en espacios exteriores como pólenes y mohos; humo de tabaco; productos químicos irritantes; mientras que otros desencadenantes pueden ser aire frío, emoción extrema de enfado o miedo.

“En algunas personas el asma puede sobrevenir en respuesta a algunos medicamentos, como la aspirina y otros antiinflamatorios no esteroideos, o los betabloqueantes (empleados contra la hipertensión, algunos problemas cardiacos o la migraña)”, destacó en un comunicado.

En el marco del Día Mundial del Asma, que se conmemora cada primer martes de mayo, la Secretaría de Salud recordó que esta es una enfermedad crónica que se caracteriza por ataques recurrentes de disnea (dificultad para respirar) y sibilancias, que varían en severidad y frecuencia de una persona a otra.

Durante un ataque de asma, el revestimiento de los bronquios se inflama, lo que provoca un estrechamiento de las vías respiratorias y una disminución del flujo de aire que entra y sale de los pulmones.

Los síntomas pueden presentarse varias veces al día o a la semana, y en algunas personas se agravan durante la actividad física o por la noche.

El asma se puede controlar con tratamiento adecuado, que incluye medicamentos a corto plazo, mientras que los pacientes con síntomas persistentes deben tomar medicamentos diariamente y a largo plazo.

La dependencia agregó que el tratamiento farmacológico no es la única forma de controlarla, y por ello es importante evitar exponerse a los factores desencadenantes.

Comparte con tus amigos










Submit