En Acapulco, jóvenes han dejado otras drogas por consumir “cristal”

En Acapulco, jóvenes han dejado otras drogas por consumir “cristal”

Comparte con tus amigos










Submit

El número de casos del Centro de Integración Juvenil aumentó de 89 a 135 en el año 2019


ACAPULCO.- Jóvenes entre los 13 y 18 años de edad han sustituido los cigarros, el alcohol e incluso la marihuana por la metanfetamina, mejor conocida como “cristal”, pues de acuerdo al director del Centro de Integración Juvenil Acapulco (CIJA), Raúl Sánchez Aguilar, el número de pacientes atendidos por consumo de esta droga sintética incrementó a 135 en el 2019 de 89 casos que hubo en todo el 2018.

Y aunque desde hace varios años este estupefaciente ha estado en el mercado al igual que el resto de las drogas, comentó que en los últimos dos años se ha registrado un repunte donde tan solo en Acapulco, es en jóvenes donde los números van en aumento según cifras de estos centros de rehabilitación.

Detalló que este polvo blanco, cristalino, sin olor pero con sabor amargo, es un estimulante sumamente adictivo que afecta el sistema nervioso, teniendo como efectos el aumento de la actividad física y el habla, disminuyendo a su vez el apetito pero produciendo una sensación general de bienestar en una duración variable entre las seis u ocho horas.

“Efectivamente al constatar los datos entre 2018 y 2019, fue de las drogas referidas por nuestros pacientes con un repunte en su consumo; mientras drogas como el alcohol, tabaco y marihuana que siguen siendo las de mayor consumo aquí, mostraron un descenso cada una de ellas”, explicó.

De acuerdo a los registros del CIJA, el consumo de alcohol disminuyó de 81.24 a 74.36 por ciento; de tabaco de 67.33 a 63.37; el de mariguana de 62.47 a 57.69 puntos, mientras que los consumidores de cristal aumentaron de 19.65 a 24.73. “En 2018 tuvimos 89 (casos de cristal) de un total de 453 pacientes atendidos, en 2019 tuvimos 135 de un total de 546 pacientes atendidos”, reveló.

Por último, dijo que consumir esta droga puede provocar a largo plazo, el daño permanente de los vasos sanguíneos del corazón y del cerebro, presión alta, infartos, derrame cerebral, daño renal, pulmonar y hepático, problemas respiratorios, desnutrición, pérdida de peso, psicosis, depresión, daño cerebral similar al Alzheimer, epilepsia y finalmente la muerte.

Comparte con tus amigos










Submit