Entrega de fertilizante

Entrega de fertilizante

Comparte con tus amigos










Submit

Parece que fracasó el programa de entrega de fertilizante gratuito en la entidad hace un año. Ya habían comenzado las lluvias y todavía no se tenía un padrón confiable. Comenzaban las cosechas y muchos productores no pudieron participar en dicho programa. Pretextos, hubo muchos.

No había un registro confiable, no hubo un distribuidor que se apurara, no había capacidad de organización, las múltiples anomalías habían politizado las entregas anteriores y el exceso de centralismo y burocracia imperó hasta el último momento. Ahora, dicho programa —antes piloto— de entrega de fertilizante gratuito se extiende a otras dos entidades federativas.

De poco o casi nada sirve que destituyan a los ahora extitulares si no se les procesa por ineptitud, irresponsabilidad o malos manejos y hasta por malos tratos hacia un sector vulnerable, que en su momento mostró su descontento. Prometer actuar con la ley en la mano contra malos manejos o actos de corrupción es un asunto cotidiano sin impacto que solo es discurso.

Es de suponer que el nuevo titular ayudará ahora a los productores de maíz, frijol y arroz; que tendrá autonomía en el manejo de los recursos y que estos serán suficientes y liberados en su momento; que habrá transparencia en el reparto y adquisición de insumos y, sobre todo, que comenzarán con tiempo para que cuando lleguen las lluvias ya todos los campesinos empadronados estén con sus respectivos bultos de fertilizante listos para ser utilizados en sus parcelas.

Politizar otra vez el asunto llevará al fiasco dicho programa benevolente, que no es nuevo. Pero, por la desconfianza en su manejo, se pensó que operarlo desde la Federación iba a ser la panacea, pero los resultados no fueron los esperados; hoy se habla de manejo discrecional de los recursos, pero hasta la fecha no se ha procesado a ningún servidor público involucrado en dicha pifia.

Los productores, como pudieron, salvaron sus cosechas; las pérdidas fueron mínimas porque muchos productores, ante la desidia gubernamental, decidieron invertir lo poco que tenían con la intención de no perder su producción.

Lo único que ha quedado como saldo de una entrega de fertilizante en la entidad hace un año han sido los errores de quienes se negaron a escuchar a los productores inconformes.

Este año, al menos ya tienen un padrón de productores beneficiaros, mismos que les dejaron sus recibos firmados de recibido en las bodegas, donde saquearon, literalmente, y se llevaron los bultos de fertilizante luego de bloquear o robar los camiones porque los responsables esperaban protocolos de entrega politizando los eventos cuando las lluvias ya habían comenzado.

 

Comparte con tus amigos










Submit