Escenario de cohabitación

Escenario de cohabitación

Comparte con tus amigos










Submit

Era de suponerse que en un país democrático y donde la encuesta se convierte en instrumento de poder para la toma de decisiones políticas, El autoritarismo era cosa del pasado. No es así.

La lealtad a un personaje político es más importante que las ideas.

La maquinaria ideológica que se está construyendo desde las catacumbas del viejo régimen, ha dejado en la indefensión a la clase media o burocrática.

El aparato ideológico instrumentado y que permite la manipulación de miles de personas, está centrado en una persona, Quien posee otros datos, y quien se dice redentor de los pobres a quien tanto ama que se están muriendo en los hospitales públicos en donde las cosas cada día se ponen más difíciles.

Y el viejo régimen cuyo ideario fue sustentado en ideas revolucionarias, con una maquinaria electoral, cuya aplanadora y carro completo se asemejaba a cualquier régimen totalitario, solo que “la dictadura perfecta” tenía el control de las instituciones encargadas de contar los sufragios.

Ante una sociedad civil organizada, que reclamaba un cambio, el viejo régimen tuvo que ceder espacios, primero con plurinominales, callaba a los opositores y después pactando alianzas. Ahora el instrumento es el fisco o hacendario, para controlar al adversario.

Conocedor de ese viejo régimen de donde son oriundos, muchos partidos políticos que se decían de izquierda repitieron los vicios, como el adagio, “quien no está conmigo está contra mí”, cayendo en la figura presidencial quien controlaba el poder desde el centro del país, contribuyendo al cacicazgo regional, aunado a un sindicalismo fortalecido por las cuotas “voluntarias” y cuyas finanzas difícilmente eran sometidas a revisión mientras los lideres mostraran sumisión y representaran votos el día de la jornada electoral.

Así, hoy se dice que se debe garantizar la cuarta transformación, y que estos años han servido para sentar las bases de la misma por eso hay cero resultados, lo que dicha alternancia que se mantiene a flote con sus mañaneras, ha pactado para conservar espacios que le permitan retener lo ganado hasta ahora.

El discurso parece agradable a los oídos de quienes, cansados del viejo régimen, le apuestan a que esta vez el gobernante es diferente y los han seducido con una narrativa basada en que se combate a la mafia en el poder, aunque en los hechos hay un gobierno de cohabitación.

La historia se repite, si, pero los jóvenes tienen acceso a información que los del viejo régimen no están acostumbrados a darle importancia.

Para los nuevos electores, la narrativa repetitiva cansa, el discurso de más de diez minutos aburre, presentar los mismos datos suena a falacia, y atacar algo que ellos desconocen es como intentar convencerlos de algo inexistente. El viejo régimen se agotó. Por eso ya no convence.

Comparte con tus amigos










Submit