España dinamita su democracia

España dinamita su democracia

Comparte con tus amigos










Submit

En España, Pedro Sánchez triunfó en las elecciones generales el pasado 28 de abril, empero, no ha podido formar gobierno, es un mandatario en funciones con un gabinete en la misma situación.

A falta de los apoyos necesarios, al país ibérico le aguarda un otoño bastante caliente, el ciudadano de a pie está bastante hastiado por el canibalismo político actual y el papel de los partidos políticos que mantienen fagocitado su modelo democrático.

El PSOE ganó las elecciones y obtuvo 123 curules en el Congreso insuficientes para obtener la mayoría absoluta de 176 escaños de un total de 346 asientos; se ha visto obligado a negociar con todas las fuerzas políticas sin lograr sumar apoyos. El pasado martes 23 de julio, aconteció el primer batacazo contra Sánchez en la investidura por mayoría absoluta, en la jornada obtuvo 170 votos en contra, 124 a favor y 52 abstenciones.

El jueves 25 de julio regresó para someterse a los designios de sus señorías esta vez buscando la mayoría simple, la fórmula de más síes que noes y tampoco pudo ser; el resultado fue de 124 síes, 67 abstenciones y 155 noes.

Aquí en el Hemiciclo situado en Carrera de San Jerónimo se vivió una sesión descorazonada, había ánimo de entierro, como si los legisladores estuvieran velando a la democracia española… El candidato ganador que recibió 7.5 millones de votos de los ciudadanos no ha podido consolidar su victoria porque cada fuerza política va a su vera.

Han sido largas horas, de los días de estío más largos, con estrategias sobre de la mesa, tiempo de hablar, de proponer y de replicar… de enojos y uno que otro berrinche, ante una ciudadanía de vacaciones que intenta disfrutar del descanso estival.

Sánchez lo intentó todo a fin de eludir los votos condicionados de los grupos independentistas pero quedó estrellado con el muro del desprecio de ciudadanos y de la frialdad canalla del Partido Popular. El gran escollo ha sido el nulo entendimiento con las confluencias de izquierda, esencialmente con el partido de Unidas Podemos liderado por Pablo Iglesias.

El cambalache de los 42 escaños de Unidas Podemos para investir a Sánchez exigía la formación de una vicepresidencia de Derechos Sociales y Medioambientales y encabezar cinco ministerios; la respuesta del PSOE fue tajante ante el chantaje, lo dijo Sánchez en el atril: “Esto no es a cualquier precio”.

Hay una desconfianza mutua chirriante, en la que uno quiere los votos del otro e Iglesias los vende en lingotes con el reproche constante de que solo le ofrecen lentejas.

A COLACIÓN

España lleva tres elecciones generales en poco más de tres años, el mandatario Sánchez propuso en su investidura un primer gran pacto de Estado a fin de evitar más bloqueos: “Propongo una reforma del artículo 99 de la Constitución española”.

Una reactualización en el párrafo jurídico que, desde 1978, norma el proceso de investidura en la vida democrática española dándole un nuevo sentido “en el que la fuerza ganadora pueda gobernar” al menos con el 30% de los votos y sin necesidad de pactos y coaliciones.

Además, la propuesta de gobierno de Sánchez para un cuatrienio en el poder recoge las grandes demandas de todos los partidos políticos, a excepción de Vox (24 escaños), la fuerza de extrema derecha recién estrenada en el Congreso, y a la que Sánchez hizo el vacío y utilizó para recriminar tanto al PP como a ciudadanos haber pactado en diversas comunidades autónomas con Vox para formar gobierno. El “trifachito”, como se le conoce popularmente, sacó del poder al PSOE de Andalucía su bastión natural.

Ni coalición y sobrevive el bloqueo. España seguirá instalada en el gobierno en funciones, habrá que esperar de cara a septiembre a ver si logra in extremis un acuerdo del PSOE con Unidas Podemos antes de que el monarca Felipe VI disuelva las Cortes y convoque nuevas elecciones generales para noviembre. Serían ad sensu las cuartas elecciones generales, aunque en el ambiente se percibe la idea de que los estrategas de Sánchez orillan veladamente a unas nuevas elecciones, pretendiendo mejorar en escaño.

Directora de Conexión Hispanoamérica, economista experta en periodismo económico y escritora de temas internacionales.

Comparte con tus amigos










Submit