El ex alcalde y el Congreso

El ex alcalde y el Congreso

Comparte con tus amigos










Submit

Marco Antonio Leyva Mena se puso al tú por tú, políticamente, contra su partido. No se trata de una persona contra sus compañeros y por eso tiene perdido su caso, sino de conservar la presidencia municipal legítimamente ganada en una elección. Pero que él mismo, con su manera de gobernar, puso en entredicho sus resultados.

Legalmente, Leyva Mena puso en la mesa su decisión de retirarse como Presidente Municipal de Chilpancingo con una “licencia indefinida”. En este mismo tenor de legalidad, el Congreso resolvió darle la administración a su suplente, quien estaba inscrito en la fórmula ante el Instituto Estatal de Participación Ciudadana. Apunto lo anterior porque en ocasiones quitan al suplente y en una negociación ponen a un tercero en discordia. Aquí no sucedió.

Solicitó al Congreso local su reincorporación, éste, de acuerdo a sus facultades le negó el regreso. Insistió ante el Tribunal Federal Electoral porque fue elegido por tres años. Nuevamente el Congreso determina negarle la Presidencia Municipal por su pésimo desempeño, por el escaso tiempo que queda y porque pidió licencia. Leyva Mena impugna la resolución del Congreso y pide al Tribunal una revisión. El poder legislativo ratifica su posición.

Es de esperarse que el priista regrese ante el Tribunal y pida una solución definitiva. O lo ratifica como alcalde de Chilpancingo u obedece la determinación del Congreso local. En realidad es altamente complejo ofrecer una conclusión de este caso porque como se ha visto, las determinaciones del Tribunal como última instancia legal, se orientan por interpretaciones.

Comparte con tus amigos










Submit