Explosión en Madrid deja tres muertos y una decena de heridos

Explosión en Madrid deja tres muertos y una decena de heridos

Comparte con tus amigos










Submit

La reparación de una caldera estropeada generó el estallido


Este miércoles se reportó la muerte de tres hombres en una explosión en Madrid. La cual ocurrió antes de las tres de la tarde en la zona de la Puerta de Toledo, el siniestro destruyó  las plantas superiores de un bloque situado en la calle Toledo, que han quedado arrasadas, con la estructura de hormigón al descubierto. Numerosos cascotes han caído a la calle, elementos de Bomberos acordonaron para evitar que más derrumbes o explosiones generaran nuevas víctimas.

Una potente estallido había sacudió el edificio sacerdotal de seis plantas en el número 98 de la calle de Toledo, dependiente de la emblemática Parroquia de la Paloma. Un feligrés intentaba arreglar la caldera estropeada del edificio cuando sobrevino un doble estallido. La onda expansiva reventó las tres últimas plantas y dañó edificios cercanos.

Además de los tres fallecidos, 11 personas resultaron heridas, según datos de Emergencias Madrid. Los fallecidos son un hombre de 85 años que caminaba por la calle y otro peatón, de 53, que también fue sepultado por los escombros en la vía pública. La tercera víctima mortal es David, de 35 años y voluntario de la parroquia que estaba tratando de revisar la caldera, que llevaba varios días sin funcionar.

A ambos lados del edificio siniestrado se encuentran el colegio La Salle La Paloma y la residencia de ancianos Los Nogales. Pese a la explosión ninguna persona de la residencia resultó herida.

La explosión, descrita como “brutal” por los testigos presenciales y que ha causado el derrumbe de parte del edificio, afectó al menos a cuatro plantas del centro parroquial, en el que hay despachos, un centro de acogida de Cáritas, que estaba cerrado en ese momento, ocho salas de reuniones, un salón y tres viviendas para sacerdotes.

Según las primeras averiguaciones, primero estalló la caldera y luego se ha produjo el reventón de las tuberías de gas del edificio. De ahí que varias personas hayan contado que hubo una primera explosión seguida de otra más fuerte.

Una alfombra de escombros se formó en el suelo de la calle de Toledo tras el estallido. Los operarios del Ayuntamiento de Madrid que a esa hora estaban quitando la nieve de las aceras y trabajadores y vecinos de la zona se han puesto, espontáneamente, a despejar la calzada para permitir el paso de los bomberos, que en esos momentos se estaban dirigiendo a sofocar las llamas del edificio afectado.

Los técnicos del Ayuntamiento de Madrid y los Bomberos esperaron casi tres horas hasta entrar en el edificio de hormigón construido en 1990, ante el riesgo desatado por las nubes de gas. El propio alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida señaló que no era prudente intervenir, ya que si se apagaba el fuego podría producirse un embolsamiento de gas que “podría afectar a la estabilidad y estructura”.

Finalmente, el Consistorio acordó demoler las tres plantas superiores que están irrecuperables y decidirá después si se derriba por completo. También revisarán este jueves la estructura de la residencia. (Agencias)

Comparte con tus amigos










Submit