Extremistas en el gabinete

Extremistas en el gabinete

Comparte con tus amigos










Submit

A ver, a ver… Las renuncias “por motivos de salud”; “por así convenir a mis intereses”, o “para dedicarme a mis asuntos privados”… quedaron en la prehistoria.

También eso de que al presidente no se le renuncia quedó para el anecdotario. Germán Martínez Cázares fue el primero en armarse de valor y vomitó parte de las porquerías que suceden en la T4.

En su renuncia a la dirección del Instituto Mexicano del Seguro Social, redactó once cuartillas para explicar las causas de su decisión que, algunos ya la esperaban, pero no tan pronto, ni por las razones mencionadas.

Y sí, en resumen calificó de estúpida las políticas públicas del gobierno de la “cuarta descomposición”.

Sin despeinarse lanzó sus dardos directos a la Secretaría de Hacienda y Crédito, en particular a la Oficial Mayor, Raquel Buenrostro, quien ya no solo utiliza las tijeras, sino emplea serruchos eléctricos.

Ahora el segundo funcionario de primer nivel en renunciar, en teoría cabeza de sector hacendario, Carlos Urzúa, no necesitó redactar once cuartillas.

Carlos Urzúa no esperó a que desde la Presidencia de la República dieran a conocer el contenido de su renuncia. Sin despeinarse usó su cuenta de Twitter, cosa que cayó como patada en las partes blandas de sus superiores.

El exsecretario de Hacienda, luego de dar el portazo, mencionó las causales de su renuncia: Estoy convencido de que toda la política económica debe realizarse “libre de todo extremismo” de derecha o izquierda, dijo.

Asimismo, denunció “la imposición de funcionarios que no tienen conocimiento de la hacienda pública”.

Y lo peor, señaló que “personajes influyentes del actual gobierno con un patente conflicto de interés”, están injertados en la T4.

Aunque no lo dijo en su texto, pero el principal problema que tuvo Carlos Urzúa fue con el presidente López Obrador, quien da golpes de ciego un día sí y otro también.

También es del conocimiento público sus encontronazos con Alfonso Romo, jefe de la Oficina de Presidencia, y con los “extremistas” de izquierda Rocío Nahle, titular de Energía; Octavio Romero, director de Petróleos Mexicanos. Y desde luego con Raquel Buenrostro, Oficial Mayor de Hacienda y Crédito.

Esta última funcionaria, con el pretexto de la “austeridad republicana”, digita todos los recortes del Estado para conformar la “partida secreta” que manejará AMLO por 90 mil millones de pesos, cuando Salinas de Gortari apenas usó alrededor de 3 mil millones de pesos anuales.

El arribo de Arturo Herrera Gutiérrez, como bateador de emergencia en la titularidad de Hacienda y Crédito, si bien cayó bien en los mercados y en el sector empresarial, pero nada podrá realizar si el presidente mantiene a los mismos funcionarios “extremistas” o con “un patente conflicto de interés”.

Cabe destacar que Arturo Herrera, egresado en Economía por la Universidad Autónoma Metropolitana, cuenta con una maestría de El Colegio de México y quedó a medias de un doctorado por la Universidad de Nueva York.

Se desempeñó como secretario de Finanzas de la Ciudad de México cuando López Obrador fue jefe de Gobierno, luego colaboró como gerente de práctica de la Unidad de Servicio Público y Desempeño para América Latina y el Caribe del Banco Mundial.

Al igual que Carlos Urzúa, Arturo Herrera no está de acuerdo con la refinería Dos Bocas, en Tabasco; rechazó el Plan de Negocios que avaló Rocío Nahle y Octavio Romero, por considerar que el proyecto no tiene pies ni cabeza. Cae en el terreno de la demagogia pura.

Hay que recordar que fue desmentido públicamente por Andrés Manuel, en forma ignominiosa.

La primera, tras haber ofrecido una entrevista para The Financial Times, donde aseveró que los 50 mil millones de pesos que iban para la refinería Dos Bocas, serían para aumentar la producción petrolera. Y la segunda, cuando anunció que se cobraría el pago de tenencia en todo el país. ¿Cuántos desmentidos le harán más? ¿Cuánto tiempo estará en el puesto antes de que le corten la cabeza?… Veremos, veremos.

Comparte con tus amigos










Submit