Fakes dañinos para la salud

Fakes dañinos para la salud

Comparte con tus amigos










Submit

Bajo el torrente de las redes digitales que vertebran hasta al inframundo de la comunicación y le dan a las cloacas poder de manipulación, los coronabulos más compartidos están relacionados con los mecanismos de propagación del virus; sus formas de contagio; los remedios para prevenir y curarse; y con el origen del coronavirus dando pábulos a múltiples teorías conspiranoicas.

Se han compartido por WhatsApp mensajes clonados de páginas oficiales de la OMS/OPS, por ejemplo, en Perú circuló uno aparentemente del organismo internacional instando a la gente a masticar un trozo de kión de 10 gramos (jengibre) “por lo menos una vez al día” para prevenir y curarse del coronavirus.

Hay tal cantidad de falsedades, que la Organización de las Naciones Unidas, junto con la OMS y la OPS, crearon un único canal por WhatsApp para atender las preguntas directas de la gente inquieta por saber más acerca del virus, de cómo cuidarse o bien con dudas acerca de remedios caseros o de medicamentos; la forma de adherirse es mediante el número 41 22 501 76 90. En diversas partes del mundo han fallecido personas por leer y creer en información falta de veracidad y que les llega a su teléfono o reproducida cientos de veces por Facebook, Instagram o Twitter.

Han habido decesos lamentables en Estados Unidos por personas que han tomado cloroquina, bebido alcohol o hasta cloro directamente; otros mensajes mal intencionados hablan de bañarse en saunas hirvientes para “matar al virus” o aplicarse directamente en la piel rayos ultravioleta.

Los han habido en pleno inicio de la pandemia cuando varias naciones en Asia y en Europa se han visto obligadas a realizar en, unos y otros casos, confinamientos de su respectiva población; de forma más severa en China, España, Francia e Italia, menos rígida en Corea del Sur, Taiwán, India, Alemania, Dinamarca, Noruega, Finlandia, Islandia y Nueva Zelanda; entonces las noticias falsas alertaban de que todos los supermercados estaban infectados con coronavirus y algunos propiciaron la escasez de papel higiénico convertido en el protagonista de la pandemia ante su desbordada demanda.

A lo largo de los días y de las semanas desde que la OMS declaró la pandemia, el 11 de marzo pasado, no han dejado de caer malas noticias manipuladas, falseadas y distorsionadas para mantener a quien lo lee preocupado, menguado e igualmente confundido.

A COLACIÓN

En España, la empresa MALDITA.ES realiza un fact-checking de la información que circula en las redes “para que no te la cuelen” y es que en las últimas semanas han detectado “494 bulos” sobre el coronavirus “todas mentiras, alertas falsas y desinformaciones” y que esta empresa se dedica a desmentir.

¿Por qué está pasando esto? La versión oficial de MALDITA.ES apunta a que hay gente interesada en “crear más miedo” y también “aprovecharse” de las situaciones de alarma.

“No, no hay evidencias de que el MMS o clorito de sodio cure el coronavirus en 24 horas; cientos de personas han preguntado al respecto tras un audio de un supuesto biólogo, Isidro Fuentes García y un video, de Josep Pamiés, que promueven pseudoterapias para curar enfermedades con MMS o clorito de sodio como solución contra el coronavirus”, afirma la empresa.

La propia OMS indica que no existe una vacuna, un medicamento o un tratamiento contra el coronavirus ni para prevenir, ni para tratar el COVID-19; no al menos hasta el momento.

Además de la nicotina y el coronavirus, otra fake news generalizada y que caló bastante fuerte en Reino Unido está relacionada con varios artículos y sobre todo videos en inglés que culpaban a la red 5G de ser la fuente directa del nuevo virus SARS-CoV-2.

“Se trata del video de un supuesto doctor llamado Thomas Cowan que explica en una conferencia que la pandemia de COVID-19 está causada por la red 5G y que cada gran pandemia de la historia ha sido provocada por un salto cuántico en la electrificación de la Tierra. Nada de lo que dice esta persona es real ni tiene ninguna evidencia científica que lo sustente”, también lo aclara el grupo español de fact-checking.

La destrucción de antenas 5G en diversas partes de Reino Unido obligó a que Michael Gove, ministro del gabinete, pidiera ante los medios de comunicación que la gente dejase de “quemar o destruir las antenas de 5G” porque era un “sinsentido” relacionarlas con el coronavirus o culparlas de la pandemia.

Cabe mencionar que la anterior primera ministra, Theresa May, dio su visto bueno para que la china Huawei tuviese la licencia para operar la fibra 5G en todo el territorio británico… ahora los bulos han convertido a la tecnología en una de sus dianas.

Comparte con tus amigos










Submit