Fe, esperanza y caridad

Fe, esperanza y caridad

Comparte con tus amigos










Submit

Las tres virtudes teologales cristianas, el dogma de la fe, con la esperanza de logar lo que se desea, y la caridad, de la compasión, piedad y misericordia a los necesitados, en un mundo de infieles que faltan a la fe, con la desesperanza o desesperación de los que sufren, con la pérdida de los afectos de compasión y ayuda para los que imploran caridad. La mendicidad aumenta por pobreza y enfermedad en regiones. En zona conurbada de Acapulco un número mayor, comparativo con otra época, de mendigantes.

Un puerto designado con el nombre de “Ye-Po-Ti” ( lugar de tesoros naturales ), por cinco monjes budistas que desembarcaron en Acapulco procedentes de China, en el año 412 de la Era cristiana. De la cronología histórica, y en libro Recuerdos de Acapulco, de Rubén H. Luz Castillo. Un puerto legendario e histórico llamado la “perla del Pacífico. Una perla natural de puerto que no se debe perder como letra musical: He perdido una perla, la he perdido en el mar. La perla fue considerada por el apóstol Mateo como símbolo del verbo divino. En teología cristiana, verbo es segunda persona de la Santísima Trinidad encarnada en Jesucristo.

Y si hablamos de pobreza y enfermedad que conducen a la mendicidad, en su infancia, Jesús, recorría los barrios populares de Jerusalén donde vio a méndigos pálidos por la miseria y el hambre. En un mundo violento- violenta por amenazas, es la boca de Donald Trump-, seres que padecen lis rigores del hambre con la enfermedad letal. Además de la violencia que provoca- con la concepción filosófica- el hombre lobo del hombre, peor que las fieras, se padece en regiones lo catastrófico por el cambio climático global, con aumento cada año de tormentas, ciclones e inundaciones que dejan seres en la ruina y en la desolación. Un mar de tribulaciones, del disgusto, pena y preocupación, en tierra.

Con el peso, evolución o crecimiento demográfico, aumenta la cifra de pobres y marginados, muchos de ellos en situación patética, del padecimiento moral con la angustia, víctimas de la pauperización, el empobrecimiento de una población o de una clase social. El Consejo Nacional de Evaluación de la Política del Desarrollo Social ( Coneval ), con estadística sobre pobreza con precisiones: El 64.4 por ciento de la población en Guerrero, relativo a 2 millones 315 mil 400 personas- ¿contaron bien a los pobres?-, viven en situación de pobreza. Según el Coneval, la pobreza va a la baja”. “En unos estados disminuyó y en otros aumentó”. Veracruz, ¿con mayor número de pobres? Oaxaca, Chiapas y Guerrero con porcentajes de pobreza del Coneval. El gobernador Héctor Astudillo expresó: “Guerrero avanza en el combate a la pobreza ( Novedades, 1 de septiembre ). Guerrero ya no está entre los tres estados más pobres del país”, subrayó el gobernador.

Y en la bienvenida al nuevo arzobispo de la arquidiócesis en Acapulco, Leopoldo González González, acompañado del nuncio apostólico Franco Coopola, con la expresión receptiva de feligreses, del gobernador Héctor Astudillo y el presidente municipal Evodio Velázquez. Al arzobispado que ocupó Carlos Garfias Merlo, el nuevo arzobispo llegó con un mensaje de paz. En tiempo crítico en que católicos y no, se aferran a la fe y a la esperanza para salir de situaciones críticas de violencia y pobreza. Con locución latina Deo volante: Si Dios quiere, Dios mediante. Solo queda la fe con la esperanza cuando la caridad se pierde en la Tierra, por falta de compasión y solidaridad a los males ajenos. CRONOS.

Comparte con tus amigos










Submit