Fertilizante, otra vez

Fertilizante, otra vez

Comparte con tus amigos










Submit

Con el riesgo de aventurar el peor desenlace. No se entregó ni a tiempo ni la cantidad necesaria del fertilizante. La preguntas es obligada: ¿Habrá sanciones políticas? Como, por ejemplo, quitarle la responsabilidad, concretamente, ¿dejará de ser delegado federal Pablo Amílcar Ballesteros.

AMLO es un político muy avezado. Y se responsabilizará del suceso. Protegerá a Amílcar. Los seguidores continuarán con su apoyo. Sectores pensantes comenzarán a dudar de lo que diga el presidente. Amílcar se sentirá con agallas para seguir en la idea de ser el candidato a gobernador. Al fin tiene el respaldo presidencial.

Sin embargo, no es lo mismo, según los mismos seguidores del presidente. Millones apoyan a AMLO; pero no a quienes él proponga. Parece una contradicción, en el fondo es una reflexión de “esos simpatizantes”. La fuerza política no radica en un partido, sino en un personaje. Es un cambio sustancial de aquellos años con los actuales.

Corre de manera paralela, en el desgaste de poder, que si la gente percibe que se le lastima en su economía familiar perderá credibilidad el personaje. El discurso también llega a estirarse tanto que luego se rompe. Ya no convence. Y si quien gobierna continúa con nuevos pleitos contra otros grupos de poder, creará otros frentes de enemigos.

No, no son los gobernados, son quienes realmente tienen poder. A ellos está confrontando. Por lo menos en Guerrero, ganará más simpatizantes tanto Morena como el mismo presidente y hasta Amílcar si entregan a tiempo el fertilizante. Si no, el electorado esgrimirá su apoyo o descontento.

Comparte con tus amigos










Submit