Frente al COVID-19, ¿el salvajismo?

Frente al COVID-19, ¿el salvajismo?

Comparte con tus amigos










Submit

¿Selección, depuración natural de la raza humana, Darwin? Espero que esta idea no esté en Mexico y sus fuerzas políticas o en algunos de sus científicos epidemiológicos.

Después del domingo se aumenta la incertidumbre económica y de salud generalizada. ¿Estaré vivo en un mes? Y si lo estoy, ¿tendré empleo, existirá mi empresa, mi negocito, mi changarro, mi puesto de verduras, mi taxi, calandria?

El mundo será diferente después de que se supere la pandemia del COVID-19. La crisis sanitaria, como se dice oficialmente en México, producirá una profunda crisis humana, económica, financiera y política. ¿En qué sentido será diferente? No se sabe aún, lo que se ve es el desbordamiento de la gente frente a sus gobiernos; el salvajismo humano empieza aparecer con total impunidad y falta de Estado.

A los enfrentamientos entre las bandas criminales se les va a unir la gente que YA NO tiene trabajo, los que vivían al día.

A esos a los que no se les hace caso, a los que viven del turismo pequeño, mediano y grande: turismo, servicios, líneas aéreas, de camiones de pasajeros, transporte de mercancía y manufactura de exportación.

Ya está la reducción de remesas, que podrían rebasar los 10 mil millones de dólares anuales, golpeando a las familias más vulnerables, afectando a los millones de pobres en el campo y las zonas marginadas de las ciudades; las micro, pequeñas y medianas empresas que no cuentan con oportunidades para sobrevivir. Pagar rentas, deudas y sueldos.

Se siente ahora ante esta la Semana Santa silenciosa y triste.

Ojalá, como se hace en otros países, el gobierno se presente como aval solidario; si no es así, lo que impera son las fuerzas salvajes del mercado y pierden todos.

Todo puede pasar con los empresarios y los inversionistas mundiales. Con un día que saquen su capital de México, nos dejan quebrados al gobierno y al país. Recordemos que el capital no tiene patria ni principios, pero es útil para conservar empleo y estabilidad económica.

Ya estamos en decrecimiento de la economía, entre el 0 y el -8 %; la pérdida de empleos va de 1.7 millones a siete millones; la moneda, devaluada en 25 %; el precio del barril de petróleo se desplomó a menos de 15 dólares.

En diciembre ya teníamos la crisis de feminicidios y violencia de género; devaluación del peso; desempleo de profesionistas, clase media, los que trabajan por su cuenta; protestas en hospitales por falta de insumos, medicinas, personal y contagios. ¿Y ahora depuración natural del humano? Eso es salvajismo.

No estamos en el enfrentamiento ideológico de socialismo SÍ, capitalismo NO, estamos ante la vida y la muerte de la humanidad.

En la incertidumbre está la idea de que se niegan a multiplicar las pruebas por miles a los mexicanos del coronavirus, como lo denunció Enrique Alfaro, gobernador de Jalisco.

Dice un investigador de la UAGro: “Es hacerse pendejos solos si tienen pocos números en sus mentes y ante el jefe no hay pandemia o hay poquita”. Espero que ellos no sufran pérdidas por la depuración natural de Darwin.

Dar paso al salvajismo y a que los que se tienen que morir, viejos, mejor, por la naturaleza y porque Dios así lo quiso. Por fortuna, el papa Francisco dice que Dios no lo quiere así.

En muchos sentidos, el mundo será muy diferente después de que se supere la pandemia del COVID-19. La crisis sanitaria dejará tras de sí una profunda y generalizada crisis humana, económica y financiera.

 

Comparte con tus amigos










Submit