Gobierno de España anuncia estado de alarma para prevenir conato de caos

Gobierno de España anuncia estado de alarma para prevenir conato de caos

Comparte con tus amigos










Submit

España en alarmas ante coronavirus, cuenta ya con un total de casos globales ha superado los 132.000 y la cifra de fallecidos es de 4.955


México.- En una situación de alarma. El gobierno ha decidido aventajar tras una larga deliberación, que dio inicio este jueves en la reunión extraordinaria del Consejo de Ministros y prosiguió ayer durante la mañana en una reunión telemática en la que participaron varios miembros del Ejecutivo. Durante una tarde, la decisión ya se encontraba tomada: La activación del artículo 116.2 de la Constitución en todo el territorio español, para plantarse frente a la dramática expansión del Covid-19.

El estado de alarma jerarquiza y refuerza la autoridad estatal. Horas después del anuncio gubernamental, el presidente de la Generalitat de Catalunya pedía anoche el confinamiento de toda la población catalana. ( Joaquim Torra pidió en realidad que el Gobierno le autorice a cerrar fronteras, puertos, aeropuertos y vías ferroviarias, puesto que la Generalitat de Catalunya no dispone de competencias constitucionales para limitar a gran escala la libre circulación de personas y vehículos. Torra pidió de manera solemne a los ciudadanos de Catalunya que se queden en casa, para enfatizar con ese gesto la voluntad de autogobierno).

Muchas críticas desde toda España al éxodo de madrileños a sus segundas residencias
La declaración del estado de alarma no anula las competencias autonómicas, pero confiere al Gobierno de España poderes excepcionales para limitar la libre circulación de personas y vehículos, racionar bienes y servicios, e incluso requisar bienes privados para hacer frente a la crisis. Reunido en sesión extraordinaria, el Consejo de Ministros activará hoy el artículo 116.2 por un plazo de quince días, decisión de la que el jefe del Ejecutivo deberá de dar cuenta de manera inmediata al Congreso, sin cuyo permiso no se podrá prorrogar.

Ayer por la tarde, se estaban discutiendo y ultimando los primeros decretos amparados por el estado de alarma, que pueden incluir, entre otras medidas, el despliegue de efectivos militares, según señaló ayer el presidente del Gobierno en una comparecencia de urgencia. La Comisión Delegada de Asuntos Económicos
fue escenario, también ayer por la tarde, de un vivo e intenso debate sobre el carácter y el alcance de las medidas de carácter económico que deben acompañar la aplicación del estado de alarma.

Los Aznar se refugian en su casa de Marbella, lejos de la tensión de la capital
El Gobierno de coalición no ha sufrido fisuras por culpa del coronavirus. PSOE y Unidas Podemos han trabajado estas semana codo con codo, sin formar bloques contrapuestos, al menos de forma aparente. Si ha habido discrepancias, estas no han trascendido. Desde el primer momento, los ministros de UP se mostraron partidarios de la declaración del estado de alarma en toda España.

El Estado se afirma y el Gobierno se dispone a jerarquizar las decisiones principales ante la creciente proliferación de medidas de urgencia desde las autonomías. La empática línea Simón se ha visto finalmente desbordada por los acontecimientos. (El epidemiólogo Fernando Simón ha sido durante más de cinco semanas la voz de la autoridad sanitaria, llevando a cabo una eficiente y pedagógica labor de comunicación, sin sesgo partidista). La crisis del coronavirus entra definitivamente en una nueva fase. Los casos de infección se multiplican a velocidad exponencial y el Gobierno se dota de poderes especiales. El jefe del Ejecutivo anunció ayer que durante la próxima semana el número de afectados puede llegar a los 10.000 en toda España. El test vírico efectuado a los Reyes y sus dos hijas ha dado resultado negativo.

El Gobierno mantiene la cohesión; Unidas Podemos defiende el estado de alarma
Una vez decretado el estado de alarma, Pedro Sánchez se reunirá hoy, por vía telemática, con todos los presidentes de las comunidades autónomas. La conferencia de presidentes, convocada de urgencia el pasado miércoles, tendrá lugar, por lo tanto, bajo el marco de excepción.

El Gobierno corrió ayer por la mañana un serio riesgo de perder el control de la situación, ante el agravamiento de la epidemia, el incremento de la alarma social y la proliferación de prohibiciones autonómicas a medida que la situación se iba complicando. La coordinación alrededor de las medidas pilotadas por el Ministerio de Sanidad se estaba fragmentando seriamente, como consecuencia de la explícita colisión de la Comunidad de Madrid con el Gobierno central.
EL GESTO DE JOAQUIM TORRA
El presidente de la Generalitat pide el cierre de Catalunya, horas después
Basta repasar la cronología. A primera hora de la mañana trascendía que Portugal, país que no ha registrado ninguna víctima mortal a causa del coronavirus, decretaba el estado de alerta para hacer frente a la epidemia. El Gobierno de España aún no había comenzado a discutir formalmente el estado de alarma. A las once de la mañana, la Comunidad Valenciana expresaba su preocupación por la masiva afluencia de ciudadanos de Madrid a sus segundas residencias en la costa mediterránea, huyendo de un posible cierre de la Comunidad de Madrid, posibilidad rechazada por la presidenta regional Isabel Díaz Ayuso (Partido Popular).

Al filo del mediodía, el Gobierno de Euskadi decretaba la “emergencia sanitaria”, medida con la que podría ordenar el confinamiento de personas en sus domicilios y aislar determinadas zonas. Con esa decisión, el Gobierno Vasco intentaba adelantarse al estado de alarma que iba a decretar el Gobierno central, de superior rango constitucional. También al mediodía, la Comunidad de Madrid anunciaba el cierre de todo tipo de comercios, restaurantes y oficinas públicas –a partir de hoy sábado–, con la única excepción de las farmacias y los comercios de alimentación. Situación tremendamente paradójica: anuncio del cierre de los restaurantes de Madrid, con carreteras y ferrocarriles abiertos para ir a comer una paella a la playa alicantina de Altea.
La familia real
Los Reyes y sus dos hijas dan negativo en el test detector del coronavirus
Efectivamente, las medidas de emergencia comenzaban a estar fuera de control. A las tres, la Región de Murcia anunciaba el confinamiento de los municipios costeros, en un intento de frenar el flujo de madrileños a sus segundas residencias. La familia Aznar se refugiaba en Marbella. Fueron numerosas las críticas desde diversos puntos de España a esta migración madrileña desde el epicentro de la epidemia. La presidenta de Madrid volvía a reiterar que ella no tenía competencias para cerrar la Comunidad. Andalucía también anunciaba medidas especiales. A las nueve de la noche, horas después del anuncio del estado de alarma, el presidente de la Generalitat pedía el confinamiento de toda Catalunya, visiblemente presionado por una campaña independentista en las redes sociales que exigía un “gesto” de soberanía.

Comparte con tus amigos










Submit