Golpe al turismo y microempresas

Golpe al turismo y microempresas

Comparte con tus amigos










Submit

Para luchar contra la extensión del patógeno del coronavirus, el Gobierno chino ha puesto el ejemplo con severas medidas de cuarentena que han implicado paralizar las actividades de escuelas, universidades, fábricas e industrias en urbes como Wuhan y en otras siete ciudades de la provincia de Hubei y se prohibió a 25 millones de personas salir de las ciudades.

La cuarentena china ha sido replicada por Italia tras descubrir que el coronavirus había penetrado sus fronteras en la última semana de febrero. El gobierno del primer ministro Giuseppe Conte ordenó —por decreto— la cuarentena en la región del Veneto y de Lombardía. Hay otros casos en los que se ha llegado al paroxismo de dejar en cuarentena a barcos con miles de pasajeros —tras encontrarse varios enfermos contaminados por el coronavirus—, como el buque Diamond Princess con tres mil 700 personas, el World Dream con tres mil 600 u hoteles como el H10 Costa Adeje Palace en Tenerife, España, con mil turistas en cuarentena.

Otras medidas socorridas para la contención del virus son la suspensión de clases en todos los niveles educativos (en Italia prevalecerá hasta mediados de marzo), la no celebración de congresos, jornadas, conferencias, convenciones y eventos masivos que reúnan en unos casos a más de mil personas o en otros a más de cinco mil, medida aplicada por Francia, España, China, Irán e Italia.

También hay países que han cerrado sus fronteras, como Rusia o como Estados Unidos, que niegan la entrada a visitantes provenientes de países emisores del COVID-19, como China o Irán. Francia ha ordenado el cierre temporal de varios de sus museos y espacios públicos visitados diariamente por miles de turistas y, en medio del pánico por el contagio, cerca de 250 trabajadores del Museo Louvre se rebelaron a las autoridades y decidieron cerrar el magno recinto por varios días. De las justas deportivas, en especial partidos de futbol, el Ministerio de Sanidad español aconsejó efectuarlos a puerta cerrada con equipos de Italia, Irán, China, Japón, Corea del Sur y Singapur.

En dinero, contante y sonante, todas esas decisiones están traduciéndose en pérdidas monetarias que alguien deberá absorber. Los primeros efectos negativos en la microeconomía global están resintiéndose en la facturación de las líneas aéreas, en los billetes de los trenes, en la cancelación de reservas de hoteles, en el cierre de los museos, la no celebración de convenciones anuales, de desfiles de moda y hasta del mítico Carnaval de Venecia.

La firma norteamericana Dun&Bradstreet analiza el impacto del coronavirus en los negocios y advierte que, hasta el momento, unos cinco millones de empresas de todo el mundo resentirán quebrantos afectadas

por la alerta sanitaria.

Esta vez, hasta la inminente reunión de primavera entre el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI) en Washington será virtual del 17 al 19 de marzo para evitar el desplazamiento de funcionarios de 170 países.

A COLACIÓN

¿Cuánto está perdiendo el turismo mundial por el COVID-19? Para Ignacio Vasallo, director general de Turespaña, aún es pronto para hablar de números rojos considerando que el primer trimestre del año sigue su tránsito.

Lo habitual, indica Vasallo, es analizar cómo evolucionó alguna situación similar en el pasado: “El ejemplo más citado es el del SARS, la neumonía producida por otro coronavirus que afectó especialmente a China y que costó la vida a cerca de 800 personas en los primeros meses de 2003”.

“Las consecuencias en el mundo del turismo y de la bolsa fueron de corta duración y, en la segunda parte del año, el tráfico aéreo volvió a la normalidad. La bolsa china que había caído un 9 % al inicio subió un 30 % en tres meses a partir de abril de dicho año”, rememora el fundador de Turespaña.

¿El impacto en Europa? Vasallo considera que en el turismo europeo las consecuencias en el receptivo se centran en el segmento de compras en las principales capitales. La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) estima pérdidas en el sector de la aviación superiores a los 30 mil millones de dólares a nivel mundial. Mientras unos pierden otros ganan.

No hay mascarillas ni tapabocas disponibles en multitud de países, el pánico de la gente está agotando todas sus existencias. La Organización Mundial de la Salud (OMS), ante la carestía que se está registrando por los tapabocas, ha solicitado a las empresas un incremento del 40 % en la producción global.

Comparte con tus amigos










Submit