Hasta que haya condiciones…

Hasta que haya condiciones…

Comparte con tus amigos










Submit

Directivos de las escuelas, padres de familia y alumnos se preguntan, ¿cuándo será el regreso a clases presenciales?, y desde la autoridad les responden: Cuando esté en semáforo verde. Y cuándo será eso, replican ante una respuesta evasiva.

 

Al parecer nadie tiene la respuesta. Y en consecuencia no existe calendario escolar.

 

Quienes han manejado la pandemia, señalaban el regreso a clases presenciales el día 20 de abril, incluso, después dijeron que posterior al diez de mayo. El 10 de agosto fue otra fecha referencial. Es posible que en el mes de septiembre, pero no hay nada seguro.

 

La SEP insistía que los alumnos irían solo a regularizarse y concluir el ciclo escolar. Nada ocurrió, lo que esfumó cualquier atisbo de seriedad al asunto.

 

Esta semana por enésima ocasión y luego de programar el diez de agosto como fecha, se pospone el regreso a clases en forma presencial y se anuncia continuar el aprendizaje en línea, a distancia y vía medios.

 

Para quienes cuentan con acceso a Internet, la idea les parece adecuada, pero para aquellos donde la conectividad es nula, pareciera una doble mala jugada del destino, alejados y contagiados y ahora sin acceso al servicio educativo.

 

En Guerrero, primero en Acapulco se adelantaron vacaciones decembrinas por las amenazas y luego en Tierra Caliente por las presiones, después en Chilapa y finalmente en la sierra fueron suspendidos los servicios de transporte por pugnas de grupos delictivos y que habían dejado incomunicados esos lugares.

 

Era momento de implementar un programa a distancia, no se quiso o no se pudo, y ahora las consecuencias.

Porque a pesar de que se implementen todas las medidas, en la entidad, lo reconoció la autoridad local, lamentablemente no hay condiciones para trabajar mediante plataformas virtuales.

 

Hasta que haya condiciones han señalado una y otra vez desde la autoridad educativa y la realidad supera las buenas intenciones.

Mensajes de aliento no son útiles cuando lo que está en juego es el futuro del país. Un modelo híbrido sin equipamiento tecnológico a los docentes no funciona.

 

Si se hubiera equipado a los alumnos con tabletas y se liberaran accesos a Internet de plataformas educativas nuestro país sería modelo educativo a exportar como se hizo en los setenta con la telesecundaria.

 

Pero, eran otros tiempos, hoy las cosas han empeorado en todos los aspectos, por lo que habrá que esperar. En lo que han denominado nueva normalidad.

 

Comparte con tus amigos










Submit